BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

CAPITULO 39 - DEL LIBRO DEL ECLESIASTICO-SIRACIDES

 

 

 

ECL 39: 1 No así el que aplica su alma a meditar la ley del Altísimo.La sabiduría de todos los antiguos rebusca, a los profecías consagra sus ocios,
ECL 39: 2 conserva los relatos de varones célebres, en los repliegues de las parábolas penetra,
ECL 39: 3 busca los secretos de los proverbios y en los enigmas de las parábolas insiste.
ECL 39: 4 En medio de los grandes ejerce su servicio, ante los jefes aparece; viaja por tierras extranjeras, adquiere experiencia de lo bueno y lo malo entre los hombres.
ECL 39: 5 Aplica su corazón a ir bien de mañana donde el Señor su Hacedor; suplica ante el Altísimo, abre su boca en oración y por sus pecados suplica.
ECL 39: 6 Si el gran Señor lo quiere, del espíritu de inteligencia será lleno.El mismo derramará como lluvia las palabras de su sabiduría, y en la oración dará gracias al Señor.
ECL 39: 7 Enderezará su consejo y su ciencia. y en sus misterios ocultos hará meditación.
ECL 39: 8 Mostrará la instrucción recibida, y en la ley de la alianza del Señor se gloriará.
ECL 39: 9 Muchos elogiarán su inteligencia, jamás será olvidada.No desaparecerá su recuerdo, su nombre vivirá de generación en generación.
ECL 39: 10 Su sabiduría comentarán las naciones, su elogio, lo publicará la asamblea.
ECL 39: 11 Mientras viva, su nombre dejará atrás a mil, y cuando descanse, él le bastará.
ECL 39: 12 Aún voy a hablar después de meditar, que estoy colmado como la luna llena.
ECL 39: 13 Escuchadme, hijos piadosos, y creced como rosa que brota junto a corrientes de agua.
ECL 39: 14 Como incienso derramad buen olor, abríos en flor como el lirio, exhalad perfume, cantad un cantar, bendecid al Señor por todas sus obras.
ECL 39: 15 Engrandeced su nombre, dadle gracias por su alabanza, con los cantares de vuestros labios y con cítaras, decid así en acción de gracias:
ECL 39: 16 ¡Qué hermosas son todas las obras del Señor! todas sus órdenes se ejecutan a su hora.No hay por qué decir: ¿Qué es esto? Y esto ¿para qué?, que todo se ha de buscar a su tiempo.
ECL 39: 17 A su orden el agua se detiene en una masa, a la palabra de su boca se forman los depósitos de las aguas.
ECL 39: 18 A una orden suya se hace todo lo que desea, y no hay quien pueda estorbar su salvación.
ECL 39: 19 Las obras de toda carne están delante de él, y nada puede ocultarse a sus ojos.
ECL 39: 20 Su mirada abarca de eternidad a eternidad, y nada hay admirable para él.
ECL 39: 21 No hay por qué decir: ¿Qué es esto? Y esto ¿para qué?, pues todo ha sido creado con un fin.
ECL 39: 22 Su bendición se ha desbordado como un río, como un diluvio ha inundado la tierra.
ECL 39: 23 De igual modo las naciones recibirán en herencia su ira, como cuando él cambió las aguas en salinas.
ECL 39: 24 Sus caminos rectos son para los santos, así como para los sin ley son piedras de tropiezo.
ECL 39: 25 Los bienes están desde el principio creados para los buenos, así como los males para los pecadores.
ECL 39: 26 De primera necesidad para la vida del hombre es el agua, el fuego, el hierro y la sal, la flor de harina de trigo, la leche y la miel, el jugo de uva, el aceite y el vestido.
ECL 39: 27 Todo esto son bienes para los piadosos, mas para los pecadores se truecan en males.
ECL 39: 28 Hay vientos creados para el castigo, en su furor ha endurecido él sus látigos; al tiempo de la consumación su fuerza expanden, y desahogan el furor del que los hizo.
ECL 39: 29 Fuego y granizo, hambre y muerte, para el castigo ha sido creado todo esto.
ECL 39: 30 Y dientes de fieras, escorpiones, víboras y espada vengadora para la perdición del impío.
ECL 39: 31 Todos hallan contento en hacer su mandato, en la tierra están prontos para su menester, y llegada la ocasión no traspasarán su orden.
ECL 39: 32 Por eso desde el principio me reafirmé, medité y he puesto por escrito:
ECL 39: 33 Las obras del Señor son todas buenas, a su tiempo provee él a toda necesidad.
ECL 39: 34 No hay por qué decir: Esto es peor que aquello, porque todo a su tiempo es aprobado.
ECL 39: 35 Y ahora con todo el corazón y la boca cantad himnos y bendecid el nombre del Señor.

 
   


Está aquí: Inicio Eclesiástico - Sirácides CAPITULO 39 - DEL LIBRO DEL ECLESIASTICO-SIRACIDES

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política