BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

CAPITULO 46 - DEL LIBRO DEL ECLESIASTICO-SIRACIDES

 

 

 

ECL 46: 1 Esforzado en la guerra fue Josué, hijo de Nun, sucesor de Moisés como profeta; él fue, de acuerdo con su nombre, grande para salvar a los elegidos del Señor, para tomar venganza de los enemigos que surgían e introducir a Israel en su heredad.
ECL 46: 2 ¡Qué gloria ganó cuando alzaba la mano y blandía la espada contra las ciudades!
ECL 46: 3 ¿Quién antes de él tan firme fue? ¡Que las batallas del Señor él las hacía!
ECL 46: 4 ¿No se detuvo el sol ante su mano y un día llegó a ser como dos?
ECL 46: 5 El invocó al Altísimo Soberano, cuando los enemigos por todas partes le estrechaban, y le atendió el Gran Señor lanzando piedras de granizo de terrible violencia.
ECL 46: 6 Cayó de golpe sobre la nación hostil, y en la bajada aniquiló a los adversarios, para que conocieran las naciones la fuerza de sus armas, porque era frente al Señor la guerra de ellas.
ECL 46: 7 Pues caminó en seguimiento del Todopoderoso, hizo el bien en los días de Moisés, él y también Caleb, hijo de Yefunné, resistiendo ante la asamblea, cerrando al pueblo el paso del pecado, reduciendo a silencio la murmuración de la maldad.
ECL 46: 8 Y ellos dos solos se salvaron entre seiscientos mil hombres de a pie, para ser introducidos en la herencia, en la tierra que mana leche y miel.
ECL 46: 9 Y el Señor dio a Caleb la fuerza que le duró hasta su vejez, le hizo subir a lo alto de la tierra, que como herencia conservó su linaje,
ECL 46: 10 para que sepan todos los hijos de Israel que es bueno caminar en seguimiento del Señor.
ECL 46: 11 También los jueces, cada cual según su nombre, ellos cuyo corazón no se prostituyó, y que del Señor no se apartaron: ¡sea su recuerdo lleno de bendición,
ECL 46: 12 reflorezcan sus huesos en la tumba, y sus nombres se renueven en los hijos de estos hombres ilustres!
ECL 46: 13 Amado fue de su Señor Samuel, profeta del Señor fundó la realeza, y ungió a los príncipes puestos sobre su pueblo.
ECL 46: 14 Según la ley del Señor juzgó a la asamblea, y el Señor pueso sus ojos en Jacob.
ECL 46: 15 Por su fidelidad se acreditó como profeta, por sus oráculos fue reconocido fiel vidente.
ECL 46: 16 Invocó al Señor Todopoderoso cuando los enemigos por todas partes le estrechaban, ofreciendo un cordero lechal.
ECL 46: 17 Y tronó el Señor desde los cielos, con gran ruido hizo resonar su voz;
ECL 46: 18 aplastó a los jefes adversarios y a todos los príncipes de los filisteos.
ECL 46: 19 Antes de la hora de su sueño eterno, dio testimonio ante el Señor y su ungido: Bienes, ni siquiera sandalias, a nadie le he tomado, y nadie reclamó nada de él.
ECL 46: 20 Y después de dormido todavía profetizó y anunció al rey su fin; del seno de la tierra alzó su voz en profecía para borrar la iniquidad del pueblo.

 
   


Está aquí: Inicio Eclesiástico - Sirácides CAPITULO 46 - DEL LIBRO DEL ECLESIASTICO-SIRACIDES

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política