BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 10 - DEL LIBRO DE EZEQUIEL

 

 

 

EZE 10: 1 Miré y vi que sobre el firmamento que estaba sobre la cabeza de los querubines aparecía, semejante a la piedra de zafiro, algo como una forma de trono, por encima de ellos.
EZE 10: 2 Y dijo al hombre vestido de lino: Métete entre las ruedas, debajo de los querubines, toma a manos llenas brasas ardientes de entre los querubines y espárcelas por la ciudad. Y él entró, ante mis ojos.
EZE 10: 3 Los querubines estaban parados a la derecha de la Casa cuando el hombre entró, y la nube llenaba el atrio interior.
EZE 10: 4 La gloria de Yahveh se elevó de encima de los querubines hacia el umbral de la Casa y la Casa se llenó de la nube, mientras el atrio estaba lleno del resplandor de la gloria de Yahveh.
EZE 10: 5 Y el ruido de las alas de los querubines llegaba hasta el atrio exterior, semejante a la voz del Dios Sadday cuando habla.
EZE 10: 6 Cuando dio esta orden al hombre vestido de lino: Toma fuego de en medio de las ruedas, de entre los querubines, el hombre fue y se detuvo junto a la rueda;
EZE 10: 7 el querubín alargó su mano de entre los querubines hacia el fuego que había en medio de los querubines, lo tomó y lo puso en las manos del hombre vestido de lino. Este lo tomó y salió.
EZE 10: 8 Entonces apareció en los querubines una especie de mano humana debajo de sus alas.
EZE 10: 9 Miré: había cuatro ruedas al lado de los querubines, cada rueda junto a cada querubín, y el aspecto de las ruedas era como el destello del crisólito.
EZE 10: 10 Las cuatro parecían tener la misma forma, como si una rueda estuviese dentro de la otra.
EZE 10: 11 En su marcha, avanzaban en las cuatro direcciones; no se volvían en su marcha; seguían, en efecto, la dirección del lado adonde miraba la cabeza, y no se volvían en su marcha.
EZE 10: 12 Y todo su cuerpo, su espalda, sus manos y sus alas, así como las ruedas, estaban llenos de destellos todo alrededor; sus ruedas, las de los cuatro.
EZE 10: 13 Oí que a las ruedas se les daba el nombre de galgal.
EZE 10: 14 Y cada uno tenía cuatro caras: la primera era la cara del querubín, la segunda una cara de hombre, la tercera una cara de león y la cuarta una cara de águila.
EZE 10: 15 Los querubines se levantaron: era el ser que yo había visto sobre el río Kebar.
EZE 10: 16 Cuando los querubines avanzaban, avanzaban las ruedas a su lado; cuando los querubines desplegaban sus alas para elevarse del suelo, las ruedas no se volvían tampoco de su lado.
EZE 10: 17 Cuando ellos se paraban, se paraban ellas, y cuando ellos se elevaban, se elevaban con ellos las ruedas, porque el espíritu del ser estaba en ellas.
EZE 10: 18 La gloria de Yahveh salió de sobre el umbral de la Casa y se posó sobre los querubines.
EZE 10: 19 Los querubines desplegaron sus alas y se elevaron del suelo ante mis ojos, al salir, y las ruedas con ellos. Y se detuvieron a la entrada del pórtico oriental de la Casa de Yahveh; la gloria del Dios de Israel estaba encima de ellos.
EZE 10: 20 Era el ser que yo había visto debajo del Dios de Israel en el río Kebar; y supe que eran querubines.
EZE 10: 21 Cada uno tenía cuatro caras y cuatro alas, y bajo sus alas formas de manos humanas.
EZE 10: 22 En cuanto a la forma de sus caras, tenían la apariencia de las caras que yo había visto junto al río Kebar. Cada uno marchaba de frente a derecho.

 
   


Está aquí: Inicio EZEQUIEL CAPITULO 10 - DEL LIBRO DE EZEQUIEL

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política