BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 30 - DEL LIBRO DEL GENESIS

 

 

 

GEN 30: 1 Vio Raquel que no daba hijos a Jacob, y celosa de su hermana dijo a Jacob: «Dame hijos, o si no me muero.»
GEN 30: 2 Jacob se enfadó con Raquel y dijo: ¿Estoy yo acaso en el lugar de Dios, que te ha negado el fruto del vientre?»
GEN 30: 3 Ella dijo: «Ahí tienes a mi criada Bilhá; únete a ella y que dé a luz sobre mis rodillas: así también yo ahijaré de ella.»
GEN 30: 4 Diole, pues, a su esclava Bilhá por mujer; y Jacob unióse a ella.
GEN 30: 5 Concibió Bilhá y dio a Jacob un hijo.
GEN 30: 6 Y dijo Raquel: «Dios me ha hecho justicia, pues ha oído mi voz y me ha dado un hijo.» Por eso le llamó Dan.
GEN 30: 7 Otra vez concibió Bilhá, la esclava de Raquel, y dio a Jacob un segundo hijo.
GEN 30: 8 Y dijo Raquel: «Me he trabado con mi hermana a brazo partido y la he podido»; y le llamó Neftalí.
GEN 30: 9 Viendo Lía que había dejado de dar a luz, tomó a su esclava Zilpá, y se la dio a Jacob por mujer.
GEN 30: 10 Y Zilpá, la esclava de Lía, dio a Jacob un hijo.
GEN 30: 11 Lía dijo: «¡Enhorabuena!» Y le llamó Gad.
GEN 30: 12 Zilpá, la esclava de Lía, dio a Jacob un segundo hijo,
GEN 30: 13 y dijo Lía: «¡Feliz de mí! pues me felicitarán las demás.» Y le llamó Aser.
GEN 30: 14 Una vez fue Rubén, al tiempo de la siega del trigo, y encontró en el campo unas mandrágoras que trajo a su madre Lía. Y dijo Raquel a Lía «¿Quieres darme las mandrágoras de tu hijo?»
GEN 30: 15 Respondióle: «¿Es poco haberte llevado mi marido, que encima vas a llevarte las mandrágoras de mi hijo?» Dijo Raquel: «Sea: que se acueste contigo Jacob esta noche, a cambio de las mandrágoras de tu hijo.»
GEN 30: 16 A la tarde, cuando Jacob volvió del campo, sale Lía a su encuentro y le dice: «Tienes que venir conmigo porque he pagado por ti unas mandrágoras de mi hijo.» Y él se acostó con ella aquella noche.
GEN 30: 17 Dios oyó a Lía, que concibió y dio un quinto hijo a Jacob.
GEN 30: 18 Y dijo Lía: «Dios me ha dado mi recompensa, a mí, que tuve que dar mi esclava a mi marido.» Y le llamó Isacar.
GEN 30: 19 Lía concibió otra vez y dio el sexto hijo a Jacob.
GEN 30: 20 Y dijo Lía: «Me ha hecho Dios un buen regalo. Ahora sí que me apreciará mi marido, pues le he dado seis hijos.» Y le llamó Zabulón.
GEN 30: 21 Después dio a luz una hija a la que llamó Dina.
GEN 30: 22 Entonces se acordó Dios de Raquel. Dios la oyó y abrió su seno,
GEN 30: 23 y ella concibió y dio a luz un hijo. Y dijo: «Ha quitado Dios mi afrenta.»
GEN 30: 24 Y le llamó José, como diciendo: «Añádame Yahveh otro hijo.»
GEN 30: 25 Cuando Raquel hubo dado a luz a José, dijo Jacob a Labán: «Déjame que me vaya a mi lugar y a mi tierra.
GEN 30: 26 Dame a mis mujeres y a mis hijos por quienes te he servido, para que me vaya; pues bien sabes bajo qué condiciones te he servido.»
GEN 30: 27 Díjole Labán: «¡Si en algo me estimas!... Yo estaba bajo un maleficio, pero Yahveh me ha bendecido gracias a ti.»
GEN 30: 28 Y agregó: «Fíjame tu paga, y te la daré.»
GEN 30: 29 Respondióle: «Tu sabes cómo te he servido, y cómo le fue a tu ganado conmigo:
GEN 30: 30 bien poca cosa tenías antes de venir yo, pero ya se ha multiplicado muchísimo, y Yahveh te ha bendecido a mi llegada. Pues bien: ¿cuándo voy a hacer yo también algo por mi casa?»
GEN 30: 31 Dijo Labán: «¿Qué he de darte?» Respondió Jacob: «No me des nada. Si haces por mí esta, volveré a apacentar tu rebaño. Fíjate bien:
GEN 30: 32 Voy a desfilar hoy con todo tu rebaño. Aparta toda oveja negra y las cabras pintas y manchadas, y eso será mi paga,
GEN 30: 33 y la garantía de mi honradez el día de mañana. Cuando te presente a controlar mi paga, todo lo que no fuere pinto y manchado entre las cabras y negro entre los corderos, será lo que he robado.»
GEN 30: 34 Dijo Labán: «Bien, sea como dices.»
GEN 30: 35 Y aquel mismo día apartó los machos cabríos listados y manchados, todo lo que tenía en sí algo de blanco, así como todo lo negro entre las ovejas, y lo confió a sus hijos,
GEN 30: 36 interponiendo tres jornadas de camino entre él y Jacob. Este último apacentaba el resto del rebaño de Labán.
GEN 30: 37 Entonces Jacob se procuró unas vares verdes de álamo, de almendro y de plátano, y labró en ellas unas muescas blancas, dejando al descubierto lo blanco de las varas,
GEN 30: 38 e hincó las varas así labradas en las pilas o abrevaderos a donde venían las reses a beber, justo delante de las reses, con lo que éstas se calentaban al acercarse a beber.
GEN 30: 39 O sea, que se calentaban a la vista de las varas, y así parían crías listadas, pintas o manchadas.
GEN 30: 40 Luego separó Jacob los machos, echándolos a lo listado y negro que ahora había en el rebaño de Labán, y así se fue formando unos hatajos propios, que no mezclaba con el rebaño de Labán.
GEN 30: 41 Además, siempre que se calentaban las reses vigorosas, poníales Jacob las varas ante los ojos en las pilas, para que se calentaran bajo el influjo de las varas;
GEN 30: 42 mas cuando el ganado estaba débil, no las ponía de modo que las crías débiles eran para Labán, y las vigorosas para Jacob.
GEN 30: 43 Así que éste medró muchísimo, y llegó a tener rebaños numerosos, y siervas y siervos y camellos y asnos.

 
   


Está aquí: Inicio GENESIS CAPITULO 30 - DEL LIBRO DEL GENESIS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política