BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 32 - DEL LIBRO DEL GENESIS

 

 

 

GEN 32: 1 A la mañana siguiente, Labán besó a sus hijos e hijas, les bendijo y se volvió a su lugar.
GEN 32: 2 Jacob se fue por su camino, y le salieron al encuentro ángeles de Dios.
GEN 32: 3 Al verlos, dijo Jacob: «Este es el campamento de Dios»; y llamó a aquel lugar Majanáyim.
GEN 32: 4 Jacob envió mensajeros por delante hacia su hermano Esaú, al país de Seír, la estepa de Edom,
GEN 32: 5 encargándoles: «Diréis a mi señor Esaú: Así dice tu siervo Jacob: Fui a pasar una temporada con Labán, y me he demorado hasta hoy.
GEN 32: 6 Me hice con bueyes, asnos, ovejas, siervos y siervas; y ahora mando a avisar a mi señor, para hallar gracia a sus ojos.»
GEN 32: 7 Los mensajeros volvieron a Jacob, diciendo: «Hemos ido donde tu hermano Esaú, y él mismo viene a tu encuentro con cuatrocientos hombres.»
GEN 32: 8 Jacob se asustó mucho y se llenó de angustia; dividió a sus gentes, las ovejas, vacas y camellos, en dos campamentos,
GEN 32: 9 y dijo: «Si llega Esaú a uno de los campamentos y lo ataca, se salvará el otro.»
GEN 32: 10 Y dijo Jacob: «¡Oh Dios de mi padre Abraham, y Dios de mi padre Isaac, Yahveh, que me dijiste: Vuelve a tu tierra y a tu patria, que yo seré bueno contigo,
GEN 32: 11 qué poco merecía yo todas las mercedes y toda la confianza que has dado a tu siervo! Pues con solo mi cayado pasé este Jordán y ahora he venido a formar dos campamentos.
GEN 32: 12 Líbrame de la mano de mi hermano, de la mano de Esaú, porque le temo, no sea que venga y nos ataque, a la madre junto con los hijos.
GEN 32: 13 Que fuiste tú quien dijiste: Yo seré bueno de veras contigo y haré tu descendencia como la arena del mar, que no se puede contar de tanta como hay.»
GEN 32: 14 Y Jacob pasó allí aquella noche. Tomó de lo que tenía a mano un regalo para su hermano Esaú,
GEN 32: 15 consistente en doscientas cabras y veinte machos cabríos, doscientas ovejas y veinte carneros,
GEN 32: 16 treinta camellas criando, junto con sus crías, cuarenta vacas y diez toros, veinte asnas y diez garañones,
GEN 32: 17 y repartiéndolo en manadas independientes, los confió a sus siervos y les dijo: «Pasad delante de mí, dejando espacio entre manada y manada.»
GEN 32: 18 Y al primero le encargó: «Cuando te salga al paso mi hermano Esaú y te pregunte de quién eres y adónde vas, y para quién es eso que va delante de ti,
GEN 32: 19 dices: De tu siervo Jacob; es un regalo enviado para mi señor Esaú. Precisamente, él mismo viene detrás de nosotros.»
GEN 32: 20 El mismo encargo hizo también al segundo, como asimismo al tercero y a todos los que iban tras las manadas diciendo: «En estos términos hablaréis a Esaú cuando le encontréis,
GEN 32: 21 añadiendo: Precisamente, tu siervo Jacob viene detrás de nosotros.» Pues se decía: «Voy a ganármelo con el regalo que me precede, tras de lo cual me entrevistaré con él; tal vez me haga buena cara.»
GEN 32: 22 Así, pues, mandó el regalo por delante, y él pasó aquella noche en el campamento.
GEN 32: 23 Aquella noche se levantó, tomó a sus dos mujeres con sus dos siervas y a sus once hijos y cruzó el vado de Yabboq.
GEN 32: 24 Les tomó y les hizo pasar el río, e hizo pasar también todo lo que tenía.
GEN 32: 25 Y habiéndose quedado Jacob solo, estuvo luchando alguien con él hasta rayar el alba.
GEN 32: 26 Pero viendo que no le podía, le tocó en la articulación femoral, y se dislocó el fémur de Jacob mientras luchaba con aquél.
GEN 32: 27 Este le dijo: «Suéltame, que ha rayado el alba.» Jacob respondió: «No te suelto hasta que no me hayas bendecido.»
GEN 32: 28 Dijo el otro: «¿Cuál es tu nombre?» - «Jacob.» -
GEN 32: 29 «En adelante no te llamarás Jacob sino Israel; porque has sido fuerte contra Dios y contra los hombres, y le has vencido.»
GEN 32: 30 Jacob le preguntó: «Dime por favor tu nombre.» - «¿ Para qué preguntas por mi nombre?» Y le bendijo allí mismo.
GEN 32: 31 Jacob llamó a aquel lugar Penuel, pues (se dijo): «He visto a Dios cara a cara, y tengo la vida salva.»
GEN 32: 32 El sol salió así que hubo pasado Penuel, pero él cojeaba del muslo.
GEN 32: 33 Por eso los israelitas no comen, hasta la fecha, el nervio ciático, que está sobre la articulación del muslo, por haber sido tocado Jacob en la articulación femoral, en el nervio ciático.

 
   


Está aquí: Inicio GENESIS CAPITULO 32 - DEL LIBRO DEL GENESIS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política