BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 1 - DEL LIBRO DE HABACUC

 

 

 

HAB 1: 1 Oráculo que tuvo en visión el profeta Habacuc.
HAB 1: 2 ¿Hasta cuándo, Yahveh, pediré auxilio, sin que tú escuches, clamaré a ti: ¡Violencia! sin que tú salves?
HAB 1: 3 ¿Por qué me haces ver la iniquidad, y tú miras la opresión? ¡Ante mí rapiña y violencia, querella hay y discordia se suscita!
HAB 1: 4 Por eso la ley se desvirtúa, y no aparece el juicio. ¡Sí, el impío asedia al justo, por eso aparece el juicio pervertido!
HAB 1: 5 Mirad a las gentes, contemplad, quedad estupefactos, atónitos: voy a hacer yo una obra en vuestros días que no creeríais si se os contara.
HAB 1: 6 Pues he aquí que yo suscito a los caldeos, pueblo acerbo y fogoso, que recorre las anchuras de la tierra, para apoderarse de moradas ajenas.
HAB 1: 7 Espantoso es y terrible; de él solo salen su juicio y su grandeza;
HAB 1: 8 más raudos son que leopardos sus caballos, más agudos que lobos de la tarde; sus jinetes galopan, vienen de lejos sus jinetes, vuelan como águila que se precipita a devorar.
HAB 1: 9 Llegan todos para hacer violencia, el ardor de sus rostros, como un viento del este, amontona cautivos como arena.
HAB 1: 10 Y él se burla de los reyes, los soberanos le sirven de irrisión; se ríe de toda fortaleza, levanta un terraplén y la toma.
HAB 1: 11 Luego se cambia el viento y pasa, y él aparece culpable por hacer de su fuerza su dios.
HAB 1: 12 ¿No eres tú desde antiguo, Yahveh, mi Dios, mi santo? ¡Tú no mueres! ¡Para juicio le pusiste tú, Yahveh, oh Roca, para castigar le estableciste!
HAB 1: 13 Muy limpio eres de ojos para mirar el mal, ver la opresión no puedes. ¿Por qué ves a los traidores y callas cuando el impío traga al que es más justo que él?
HAB 1: 14 Tú tratas a los hombres como a peces del mar, como a reptiles que no tienen amo.
HAB 1: 15 A todos los saca él con anzuelo, los atrae en su red, en su traína los recoge.Por eso se alegra y regocija,
HAB 1: 16 por eso sacrifica a su red, e inciensa a su traína, porque gracias a ellas es pingüe su porción, y suculenta su comida.
HAB 1: 17 Por eso vacía sin cesar su red para matar naciones sin piedad.

 
   


Está aquí: Inicio HABACUC CAPITULO 1 - DEL LIBRO DE HABACUC

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política