BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 13 - DE LA CARTA / EPISTOLA A LOS HEBREOS (LIBRO)

 

 

 

HEB 13: 1 Permaneced en el amor fraterno.
HEB 13: 2 No os olvidéis de la hospitalidad; gracias a ella hospedaron algunos, sin saberlo, a ángeles.
HEB 13: 3 Acordaos de los presos, como si estuvierais con ellos encarcelados, y de los maltratados, pensando que también vosotros tenéis un cuerpo.
HEB 13: 4 Tened todos en gran honor el matrimonio, y el lecho conyugal sea inmaculado; que a los fornicarios y adúlteros los juzgará Dios.
HEB 13: 5 Sea vuestra conducta sin avaricia; contentos con lo que tenéis, pues él ha dicho: No te dejaré ni te abandonaré;
HEB 13: 6 de modo que podamos decir confiados: El Señor es mi ayuda; no temeré. ¿Qué puede hacerme el hombre?
HEB 13: 7 Acordaos de vuestros dirigentes, que os anunciaron la Palabra de Dios y, considerando el final de su vida, imitad su fe.
HEB 13: 8 Ayer como hoy, Jesucristo es el mismo, y lo será siempre.
HEB 13: 9 No os dejéis seducir por doctrinas varias y extrañas. Mejor es fortalecer el corazón con la gracia que con alimentos que nada aprovecharon a los que siguieron ese camino.
HEB 13: 10 Tenemos nosotros un altar del cual no tienen derecho a comer los que dan culto en la Tienda.
HEB 13: 11 Los cuerpos de los animales, cuya sangre lleva el Sumo Sacerdote al santuario para la expiación del pecado, son quemados fuera del campamento.
HEB 13: 12 Por eso, también Jesús, para santificar al pueblo con su sangre, padeció fuera de la puerta.
HEB 13: 13 Así pues, salgamos donde él fuera del campamento, cargando con su oprobio;
HEB 13: 14 que no tenemos aquí ciudad permanente, sino que andamos buscando la del futuro.
HEB 13: 15 Ofrezcamos sin cesar, por medio de él, a Dios un sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de los labios que celebran su nombre.
HEB 13: 16 No os olvidéis de hacer el bien y de ayudaros mutuamente; ésos son los sacrificios que agradan a Dios.
HEB 13: 17 Obedeced a vuestros dirigentes y someteos a ellos, pues velan sobre vuestras almas como quienes han de dar cuenta de ellas, para que lo hagan con alegría y no lamentándose, cosa que no os traería ventaja alguna.
HEB 13: 18 Rogad por nosotros, pues estamos seguros de tener recta conciencia, deseosos de proceder en todo con rectitud.
HEB 13: 19 Con la mayor insistencia os pido que lo hagáis, para que muy pronto os sea yo devuelto.
HEB 13: 20 Y el Dios de la paz que suscitó de entre los muertos a nuestro Señor Jesús, el gran Pastor de la ovejas en virtud de la sangre de una Alianza eterna,
HEB 13: 21 os disponga con toda clase de bienes para cumplir su voluntad, realizando él en nosotros lo que es agradable a sus ojos, por mediación de Jesucristo, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
HEB 13: 22 Os ruego, hermanos, que aceptéis estas palabras de exhortación, pues os he escrito brevemente.
HEB 13: 23 Sabed que nuestro hermano Timoteo ha sido liberado. Si viene pronto, iré con él a veros.
HEB 13: 24 Saludad a todos vuestros dirigentes y a todos los santos. Os saludan los de Italia.
HEB 13: 25 La gracia sea con vosotros

 
   


Está aquí: Inicio HEBREOS CAPITULO 13 - DE LA CARTA / EPISTOLA A LOS HEBREOS (LIBRO)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política