BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 24 - DE LOS HECHOS DE LOS APOSTOLES

 

 

 

HEC 24: 1 Cinco días después bajó el Sumo Sacerdote Ananías con algunos ancianos y un tal Tértulo, abogado, y presentaron ante el procurador acusación contra Pablo.
HEC 24: 2 Citado Pablo, Tértulo dio principio a la acusación diciendo: Gracias a ti gozamos de mucha paz y las mejoras realizadas por tu providencia en beneficio de esta nación,
HEC 24: 3 en todo y siempre las reconocemos, excelentísimo Félix, con todo agradecimiento.
HEC 24: 4 Pero para no molestarte más, te ruego que nos escuches un momento con tu característica clemencia.
HEC 24: 5 Hemos encontrado esta peste de hombre que provoca altercados entre los judíos de toda la tierra y que es el jefe principal de la secta de los nazoreos.
HEC 24: 6 Ha intentado además profanar el Templo, pero nosotros le apresamos.
HEC 24: 8 Interrogándole, podrás tú llegar a conocer a fondo todas estas cosas de que le acusamos.
HEC 24: 9 Los judíos le apoyaron, afirmando que las cosas eran así.
HEC 24: 10 Entonces el procurador concedió la palabra a Pablo y éste respondió: Yo sé que desde hace muchos años vienes juzgando a esta nación; por eso con toda confianza voy a exponer mi defensa.
HEC 24: 11 Tú mismo lo puedes comprobar: No hace más de doce días que yo subí a Jerusalén en peregrinación.
HEC 24: 12 Y ni en el Templo, ni en las sinagogas ni por la ciudad me han encontrado discutiendo con nadie ni alborotando a la gente.
HEC 24: 13 Ni pueden tampoco probarte las cosas de que ahora me acusan.
HEC 24: 14 En cambio te confieso que según el Camino, que ellos llaman secta, doy culto al Dios de mis padres, creo en todo lo que se encuentra en la Ley y está escrito en los Profetas
HEC 24: 15 y tengo en Dios la misma esperanza que éstos tienen, de que habrá una resurrección, tanto de los justos como de los pecadores.
HEC 24: 16 Por eso yo también me esfuerzo por tener constantemente una conciencia limpia ante Dios y ante los hombres.
HEC 24: 17 Al cabo de muchos años he venido a traer limosnas a los de mi nación y a presentar ofrendas.
HEC 24: 18 Y me encontraron realizando estas ofrendas en el Templo después de haberme purificado, y no entre tumulto de gente.
HEC 24: 19 Y fueron algunos judíos de Asia... - que son los que debieran presentarse ante ti y acusarme si es que tienen algo contra mí;
HEC 24: 20 o si no, que digan estos mismos qué crimen hallaron en mí cuando comparecí ante el Sanedrín,
HEC 24: 21 a no ser este solo grito que yo lancé estando en medio de ellos: Yo soy juzgado hoy por vosotros a causa de la resurrección de los muertos.
HEC 24: 22 Félix, que estaba bien informado en lo referente al Camino, les dio largas diciendo: Cuando baje el tribuno Lisias decidiré vuestro asunto.
HEC 24: 23 Y ordenó al centurión que custodiase a Pablo, que le dejase tener alguna libertad y que no impidiese a ninguno de los suyos el asistirle.
HEC 24: 24 Después de unos días vino Félix con su esposa Drusila, que era judía; mandó traer a Pablo y le estuvo escuchando acerca de la fe en Cristo Jesús.
HEC 24: 25 Y al hablarle Pablo de la justicia, del dominio propio y del juicio futuro, Félix, aterrorizado, le interrumpió: Por ahora puedes marcharte; cuando encuentre oportunidad te haré llamar.
HEC 24: 26 Esperaba al mismo tiempo Félix que Pablo le diese dinero; por eso frecuentemente le mandaba a buscar y conversaba con él.
HEC 24: 27 Pasados dos años Félix recibió como sucesor a Porcio Festo; y queriendo congraciarse con los judíos, dejó a Pablo prisionero.

 
   


Está aquí: Inicio HECHOS CAPITULO 24 - DE LOS HECHOS DE LOS APOSTOLES

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política