BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 46 - DEL LIBRO DE JEREMIAS

 

 

 

JER 46: 1 Lo que fue dicho por Yahveh al profeta Jeremías sobre las naciones.
JER 46: 2 Para Egipto. Sobre el ejército del Faraón Nekó, rey de Egipto, que estuvo sobre el río Eufrates, en Karkemis, al cual batió Nabucodonosor, rey de Babilonia, el año cuarto de Yoyaquim, hijo de Josías, rey de Judá.
JER 46: 3 Ordenad escudo y pavés, y avanzad a la batalla.
JER 46: 4 Uncid los caballos y montad, caballeros.Poneos firmes con los cascos, pulid las lanzas, vestíos las cotas.
JER 46: 5 ¡Pero qué veo!Ellos se desmoralizan, retroceden, y sus valientes son batidos y huyen a la desbandada sin dar la cara.Terror por doquier - oráculo de Yahveh -.
JER 46: 6 No huirá el ligero, ni escapará el valiente: al norte, a la orilla del Eufrates, tropezaron y cayeron.
JER 46: 7 ¿Quién es ése que como el Nilo sube, y como los ríos de entrechocantes aguas?
JER 46: 8 Egipto como el Nilo sube, y como ríos de entrechocantes aguas.Y dice: Voy a subir, voy a cubrir la tierra.Haré perecer a la ciudad y a los que viven en ella.
JER 46: 9 Subid, caballos, y enfureceos, carros, y salgan los valientes de Kus y de Put que manejan escudo, y los ludios que asestan el arco.
JER 46: 10 Aquel día será para el Señor Yahveh, día de venganza para vengarse de sus adversarios.Devorará la espada y se hartará y se abrevará de su sangre; pues será la matanza de Yahveh Sebaot en la tierra del norte, cabe el río Eufrates.
JER 46: 11 Sube a Galaad y recoge bálsamo, virgen, hija de Egipto; en vano menudeas las curas: alivio no hay para ti.
JER 46: 12 Han oído las naciones tu deshonra, y tu alarido llenó la tierra, porque valiente contra valiente tropezaron, a una cayeron entrambos.
JER 46: 13 La palabra que habló Yahveh al profeta Jeremías acerca de la venida de Nabucodonosor, rey de Babilonia, para atacar a Egipto.
JER 46: 14 Anunciad en Egipto y hacedlo oír en Migdol, y hacedlo en Nof y en Tafnis.Decid: Tente tieso y erguido, que ha devorado la espada tus contornos.
JER 46: 15 ¡Cómo es que ha huido Apis y tu forzudo no se ha sostenido!Es que Yahveh le empujó.
JER 46: 16 Hizo menudear los tropezones, hasta hacer caer al uno sobre el otro; y decía: Arriba, y volvamos a nuestro pueblo y a nuestra patria, ante la espada irresistible.
JER 46: 17 Llamad a Faraón, rey de Egipto: Ruido. - Dejó pasar la ocasión.
JER 46: 18 ¡Por vida mía! - oráculo del Rey cuyo nombre es Yahveh Sebaot - que cual el Tabor entre los montes, y como el Carmelo sobre el mar ha de venir.
JER 46: 19 Avíos de destierro haz para ti, población, hija de Egipto, porque Nof parará en desolación, y quedará arrasada sin habitantes.
JER 46: 20 Novilla hermosísima era Egipto: un tábano del norte vino sobre ella.
JER 46: 21 Asimismo sus mercenarios que había en ella eran como novillos de engorde.Pues también ellos volvieron la cara, huyeron a una, sin pararse, cuando el día de su infortunio les sobrevino, el tiempo de su castigo.
JER 46: 22 Una voz emite como de serpiente que silba, mientras en torno suyo andan y con hachas le acometen, como leñadores.
JER 46: 23 Talaron su selva - oráculo de Yahveh - porque era impenetrable, pues eran más numerosos que la langosta, y no se les podía contar.
JER 46: 24 Han puesto en vergüenza a la hija de Egipto: ha sido entregada al pueblo del norte.
JER 46: 25 Dice Yahveh Sebaot, el Dios de Israel: He aquí que yo visito a Amón de No, a Faraón y a Egipto y a sus dioses y reyes, a Faraón y a los que confían en él,
JER 46: 26 y los pongo en manos de los que buscan su muerte, en manos de Nabucodonosor, rey de Babilonia, y en manos de sus siervos; tras de lo cual será repoblado como antaño - oráculo de Yahveh.
JER 46: 27 Pero tú no temas, siervo mío Jacob, ni desmayes, Israel, pues mira que yo acudo a salvarte desde lejos y a tu linaje del país de su cautiverio; volverá Jacob, se sosegará y estará tranquilo, y no habrá quien le inquiete.
JER 46: 28 Tú no temas, siervo mío Jacob, - oráculo de Yahveh - que contigo estoy yo, pues acabaré con todas las naciones adonde te empujé, pero contigo no acabaré; aunque sí te corregiré como conviene, ya que impune no te dejaré.

 
   


Está aquí: Inicio JEREMIAS CAPITULO 46 - DEL LIBRO DE JEREMIAS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política