BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 22 - DEL LIBRO DEL LEVITICO

 

 

 

LEV 22: 1 Habló Yahveh a Moisés y dijo:
LEV 22: 2 Di a Aarón y a sus hijos que se abstengan de algunas ofrendas sagradas que los israelitas me consagran, para no profanar mi santo nombre. Yo, Yahveh.
LEV 22: 3 Diles: Cualquier descendiente vuestro, en todas las generaciones, que, estando impuro, se acerque a las cosas sagradas que los israelitas consagran a Yahveh, ése será exterminado de mi presencia. Yo, Yahveh.
LEV 22: 4 Ningún descendiente de Aarón, que sea leproso o padezca flujo comerá de las cosas sagradas hasta que se purifique. El que toque lo que es impuro por un cadáver, o el que haya tenido un derrame seminal,
LEV 22: 5 o el que haya tocado un bicho que le ha hecho impuro o a un hombre que le ha hecho impuro con cualquier clase de impureza;
LEV 22: 6 quien toque estas cosas, quedará impuro hasta la tarde, y no comerá de las cosas sagradas, sino que lavará su cuerpo con agua;
LEV 22: 7 puesto el sol, quedará limpio y podrá luego comer de las cosas sagradas, pues son su alimento.
LEV 22: 8 No comerá animal muerto o destrozado que le haga impuro. Yo, Yahveh.
LEV 22: 9 Que guarden mis observancias, no sea que, cargados así de pecado, al profanarlas mueran por ello. Yo, Yahveh, el que los santifico.
LEV 22: 10 Ningún laico comerá de las cosas sagradas; ningún huésped del sacerdote ni jornalero suyo comerá de las cosas sagradas.
LEV 22: 11 Pero si un sacerdote con su dinero compra una persona, ésta podrá comer de las cosas sagradas; y también el siervo nacido en la casa: ambos pueden comer del pan del sacerdote.
LEV 22: 12 La hija de un sacerdote, casada con un laico, no podrá comer de la ofrenda reservada de las cosas sagradas.
LEV 22: 13 Pero si la hija de un sacerdote queda viuda o es repudiada, y sin tener prole vuelve a la casa de su padre, podrá comer del pan de su padre, como en su juventud. Pero ningún laico comerá de él.
LEV 22: 14 Quien, por inadvertencia, coma de cosa sagrada, la restituirá al sacerdote, añadiendo un quinto de más.
LEV 22: 15 No profanen, pues, las cosas sagradas de los israelitas, reservadas para Yahveh,
LEV 22: 16 porque al comerlas cargarían con una iniquidad que debe ser reparada. Yo soy Yahveh, el que los santifico.
LEV 22: 17 Yahveh habló a Moisés, diciendo:
LEV 22: 18 Habla a Aarón y a sus hijos, y a todos los israelitas y diles: Si alguno de la casa de Israel, o de los forasteros residentes en Israel, en cumplimiento de un voto, o como ofrenda voluntaria, presenta una ofrenda que como holocausto ofrece a Yahveh
LEV 22: 19 para que os alcance favor, la víctima habrá de ser macho, sin defecto, buey, oveja o cabra.
LEV 22: 20 No ofrezcáis nada defectuoso, pues no os sería aceptado.
LEV 22: 21 Si alguno ofrece a Yahveh ganado mayor o menor como sacrificio de comunión, sea en cumplimiento de un voto, o como ofrenda voluntaria, ha de ser una res sin defecto para alcanzar favor; no debe tener defecto alguno.
LEV 22: 22 No presentaréis ante Yahveh animal ciego, quebrado, mutilado, ulcerado, sarnoso o ruin; de ellos nada pondréis en el altar como manjar que se abrasa para Yahveh.
LEV 22: 23 Si es buey u oveja desproporcionado o enano, podréis presentarlo como ofrenda voluntaria, pero no será aceptado en cumplimiento de voto.
LEV 22: 24 No ofreceréis a Yahveh animal que tenga los testículos aplastados, majados, arrancados o cortados. No hagáis est en vuestra tierra.
LEV 22: 25 Y de esto nada recibiréis de la mano del extranjero como alimento de vuestro Dios, porque su deformidad es un defecto; no os serán aceptados.
LEV 22: 26 Habló Yahveh a Moisés, diciendo:
LEV 22: 27 Cuando nazca un ternero, o un cordero, o cabrito, quedará siete días con su madre; y desde el día octavo en adelante será grato como ofrenda de manjar abrasado para Yahveh.
LEV 22: 28 No inmoléis en el mismo día vaca u oveja juntamente con su cría.
LEV 22: 29 Al sacrificar a Yahveh un sacrificio de alabanza, lo haréis de tal modo que os sea aceptado.
LEV 22: 30 Será comido en el mismo día, sin dejar nada de él hasta la mañana siguiente. Yo, Yahveh.
LEV 22: 31 Guardad mis mandamientos y cumplidlos. Yo, Yahveh.
LEV 22: 32 No profanéis mi santo nombre, para que yo sea santificado en medio de los israelitas. Yo soy Yahveh, el que os santifica,
LEV 22: 33 el que os ha sacado de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios. Yo, Yahveh.

 
   


Está aquí: Inicio LEVITICO CAPITULO 22 - DEL LIBRO DEL LEVITICO

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política