BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 21 - DEL EVANGELIO DE SAN LUCAS

 

 

 

LUC 21: 1 Alzando la mirada, vió a unos ricos que echaban sus donativos en el arca del Tesoro;
LUC 21: 2 vio también a una viuda pobre que echaba allí dos moneditas,
LUC 21: 3 y dijo: De verdad os digo que esta viuda pobre ha echado más que todos.
LUC 21: 4 Porque todos éstos han echado como donativo de lo que les sobraba, ésta en cambio ha echado de lo que necesitaba, todo cuanto tenía para vivir.
LUC 21: 5 Como dijeran algunos, acerca del Templo, que estaba adornado de bellas piedras y ofrendas votivas, él dijo:
LUC 21: 6 Esto que veis, llegarán días en que no quedará piedra sobre piedra que no sea derruida.
LUC 21: 7 Le preguntaron: Maestro, ¿cuándo sucederá eso? Y ¿cuál será la señal de que todas estas cosas están para ocurrir?
LUC 21: 8 El dijo: Mirad, no os dejéis engañar. Porque vendrán muchos usurpando mi nombre y diciendo: Yo soy y el tiempo está cerca. No les sigáis.
LUC 21: 9 Cuando oigáis hablar de guerras y revoluciones, no os aterréis; porque es necesario que sucedan primero estas cosas, pero el fin no es inmediato.
LUC 21: 10 Entonces les dijo: Se levantará nación contra nación y reino contra reino.
LUC 21: 11 Habrá grandes terremotos, peste y hambre en diversos lugares, habrá cosas espantosas, y grandes señales del cielo.
LUC 21: 12 Pero, antes de todo esto, os echarán mano y os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y cárceles y llevándoos ante reyes y gobernadores por mi nombre;
LUC 21: 13 esto os sucederá para que deis testimonio.
LUC 21: 14 Proponed, pues, en vuestro corazón no preparar la defensa,
LUC 21: 15 porque yo os daré una elocuencia y una sabiduría a la que no podrán resistir ni contradecir todos vuestros adversarios.
LUC 21: 16 Seréis entregados por padres, hermanos, parientes y amigos, y matarán a algunos de vosotros,
LUC 21: 17 y seréis odiados de todos por causa de mi nombre.
LUC 21: 18 Pero no perecerá ni un cabello de vuestra cabeza.
LUC 21: 19 Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.
LUC 21: 20 Cuando veáis a Jerusalén cercada por ejércitos, sabed entonces que se acerca su desolación.
LUC 21: 21 Entonces, los que estén en Judea, huyan a los montes; y los que estén en medio de la ciudad, que se alejen; y los que estén en los campos, que no entren en ella;
LUC 21: 22 porque éstos son días de venganza, y se cumplirá todo cuanto está escrito.
LUC 21: 23 ¡Ay de las que estén encinta o criando en aquellos días! Habrá, en efecto, una gran calamidad sobre la tierra, y Cólera contra este pueblo;
LUC 21: 24 y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalén será pisoteada por los gentiles, hasta que se cumpla el tiempo de los gentiles.
LUC 21: 25 Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, angustia de las gentes, perplejas por el estruendo del mar y de las olas,
LUC 21: 26 muriéndose los hombres de terror y de ansiedad por las cosas que vendrán sobre el mundo; porque las fuerzas de los cielos serán sacudidas.
LUC 21: 27 Y entonces verán venir al Hijo del hombre en una nube con gran poder y gloria.
LUC 21: 28 Cuando empiecen a suceder estas cosas, cobrad ánimo y levantad la cabeza porque se acerca vuestra liberación.
LUC 21: 29 Les añadió una parábola: Mirad la higuera y todos los árboles.
LUC 21: 30 Cuando ya echan brotes, al verlos, sabéis que el verano está ya cerca.
LUC 21: 31 Así también vosotros, cuando veáis que sucede esto, sabed que el Reino de Dios está cerca.
LUC 21: 32 Yo os aseguro que no pasará esta generación hasta que todo esto suceda.
LUC 21: 33 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.
LUC 21: 34 Guardaos de que no se hagan pesados vuestros corazones por el libertinaje, por la embriaguez y por las preocupaciones de la vida, y venga aquel Día de improviso sobre vosotros,
LUC 21: 35 como un lazo; porque vendrá sobre todos los que habitan toda la faz de la tierra.
LUC 21: 36 Estad en vela, pues, orando en todo tiempo para que tengáis fuerza y escapéis a todo lo que está para venir, y podáis estar en pie delante del Hijo del hombre.
LUC 21: 37 Por el día enseñaba en el Templo y salía a pasar la noche en el monte llamado de los Olivos.
LUC 21: 38 Y todo el pueblo madrugaba para ir donde él y escucharle en el Templo.

 
   


Está aquí: Inicio LUCAS CAPITULO 21 - DEL EVANGELIO DE SAN LUCAS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política