BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 23 - DEL EVANGELIO DE SAN LUCAS

 

 

 

LUC 23: 1 Y levantándose todos ellos, le llevaron ante Pilato.
LUC 23: 2 Comenzaron a acusarle diciendo: Hemos encontrado a éste alborotando a nuestro pueblo, prohibiendo pagar tributos al César y diciendo que él es Cristo Rey.
LUC 23: 3 Pilato le preguntó: ¿Eres tú el Rey de los judíos? El le respondió: Sí, tú lo dices.
LUC 23: 4 Pilato dijo a los sumos sacerdotes y a la gente: Ningún delito encuentro en este hombre.
LUC 23: 5 Pero ellos insistían diciendo: Solivianta al pueblo, enseñando por toda Judea, desde Galilea, donde comenzó, hasta aquí.
LUC 23: 6 Al oír esto, Pilato preguntó si aquel hombre era galileo.
LUC 23: 7 Y, al saber que era de la jurisdicción de Herodes, le remitió a Herodes, que por aquellos días estaba también en Jerusalén.
LUC 23: 8 Cuando Herodes vio a Jesús se alegró mucho, pues hacía largo tiempo que deseaba verle, por las cosas que oía de él, y esperaba presenciar alguna señal que él hiciera.
LUC 23: 9 Le preguntó con mucha palabrería, pero él no respondió nada.
LUC 23: 10 Estaban allí los sumos sacerdotes y los escribas acusándole con insistencia.
LUC 23: 11 Pero Herodes, con su guardia, después de despreciarle y burlarse de él, le puso un espléndido vestido y le remitió a Pilato.
LUC 23: 12 Aquel día Herodes y Pilato se hicieron amigos, pues antes estaban enemistados.
LUC 23: 13 Pilato convocó a los sumos sacerdotes, a los magistrados y al pueblo
LUC 23: 14 y les dijo: Me habéis traído a este hombre como alborotador del pueblo, pero yo le he interrogado delante de vosotros y no he hallado en este hombre ninguno de los delitos de que le acusáis.
LUC 23: 15 Ni tampoco Herodes, porque nos lo ha remitido. Nada ha hecho, pues, que merezca la muerte.
LUC 23: 16 Así que le castigaré y le soltaré.
LUC 23: 18 Toda la muchedumbre se puso a gritar a una: ¡Fuera ése, suéltanos a Barrabás!
LUC 23: 19 Este había sido encarcelado por un motín que hubo en la ciudad y por asesinato.
LUC 23: 20 Pilato les habló de nuevo, intentando librar a Jesús,
LUC 23: 21 pero ellos seguían gritando: ¡Crucifícale, crucifícale!
LUC 23: 22 Por tercera vez les dijo: Pero ¿qué mal ha hecho éste? No encuentro en él ningún delito que merezca la muerte; así que le castigaré y le soltaré.
LUC 23: 23 Pero ellos insistían pidiendo a grandes voces que fuera crucificado y sus gritos eran cada vez más fuertes.
LUC 23: 24 Pilato sentenció que se cumpliera su demanda.
LUC 23: 25 Soltó, pues, al que habían pedido, el que estaba en la cárcel por motín y asesinato, y a Jesús se lo entregó a su voluntad.
LUC 23: 26 Cuando le llevaban, echaron mano de un cierto Simón de Cirene, que venía del campo, y le cargaron la cruz para que la llevará detrás de Jesús.
LUC 23: 27 Le seguía una gran multitud del pueblo y mujeres que se dolían y se lamentaban por él.
LUC 23: 28 Jesús, volviéndose a ellas, dijo: Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí; llorad más bien por vosotras y por vuestros hijos.
LUC 23: 29 Porque llegarán días en que se dirá: ¡Dichosas las estériles, las entrañas que no engendraron y los pechos que no criaron!
LUC 23: 30 Entonces se pondrán a decir a los montes: ¡Caed sobre nosotros! Y a las colinas: ¡Cubridnos!
LUC 23: 31 Porque si en el leño verde hacen esto, en el seco ¿qué se hará?
LUC 23: 32 Llevaban además otros dos malhechores para ejecutarlos con él.
LUC 23: 33 Llegados al lugar llamado Calvario, le crucificaron allí a él y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda.
LUC 23: 34 Jesús decía: Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen. Se repartieron sus vestidos, echando a suertes.
LUC 23: 35 Estaba el pueblo mirando; los magistrados hacían muecas diciendo: A otros salvó; que se salve a sí mismo si él es el Cristo de Dios, el Elegido.
LUC 23: 36 También los soldados se burlaban de él y, acercándose, le ofrecían vinagre
LUC 23: 37 y le decían: Si tú eres el Rey de los judíos, ¡sálvate!
LUC 23: 38 Había encima de él una inscripción: Este es el Rey de los judíos.
LUC 23: 39 Uno de los malhechores colgados le insultaba: ¿No eres tú el Cristo? Pues ¡sálvate a ti y a nosotros!
LUC 23: 40 Pero el otro le respondió diciendo: ¿Es que no temes a Dios, tú que sufres la misma condena?
LUC 23: 41 Y nosotros con razón, porque nos lo hemos merecido con nuestros hechos; en cambio, éste nada malo ha hecho.
LUC 23: 42 Y decía: Jesús, acuérdate de mí cuando vengas con tu Reino.
LUC 23: 43 Jesús le dijo: Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso.
LUC 23: 44 Era ya cerca de la hora sexta cuando, al eclipsarse el sol, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora nona.
LUC 23: 45 El velo del Santuario se rasgó por medio
LUC 23: 46 y Jesús, dando un fuerte grito, dijo: Padre, en tus manos pongo mi espíritu y, dicho esto, expiró.
LUC 23: 47 Al ver el centurión lo sucedido, glorificaba a Dios diciendo: Ciertamente este hombre era justo.
LUC 23: 48 Y todas las gentes que habían acudido a aquel espectáculo, al ver lo que pasaba, se volvieron golpeándose el pecho.
LUC 23: 49 Estaban a distancia, viendo estas cosas, todos sus conocidos y las mujeres que le habían seguido desde Galilea.
LUC 23: 50 Había un hombre llamado José, miembro del Consejo, hombre bueno y justo,
LUC 23: 51 que no había asentido al consejo y proceder de los demás. Era de Arimatea, ciudad de Judea, y esperaba el Reino de Dios.
LUC 23: 52 Se presentó a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús
LUC 23: 53 y, después de descolgarle, le envolvió en una sábana y le puso en un sepulcro excavado en la roca en el que nadie había sido puesto todavía.
LUC 23: 54 Era el día de la Preparación, y apuntaba el sábado.
LUC 23: 55 Las mujeres que habían venido con él desde Galilea, fueron detrás y vieron el sepulcro y cómo era colocado su cuerpo,
LUC 23: 56 Y regresando, prepararon aromas y mirra. Y el sábado descansaron según el precepto.

 
   


Está aquí: Inicio LUCAS CAPITULO 23 - DEL EVANGELIO DE SAN LUCAS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política