BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 9 - DEL PRIMER LIBRO DE LOS MACABEOS- LIBRO PRIMERO (1/I)

 

 

 

MA1 9: 1 Cuando supo Demetrio que Nicanor y su ejército habían caído en la guerra, envió a la tierra de Judá, en una nueva expedición, a Báquides y Alcimo con el ala derecha de su ejército.
MA1 9: 2 Tomaron el camino de Galilea y pusieron cerco a Mesalot en el territorio de Arbelas; se apoderaron de ella y mataron mucha gente.
MA1 9: 3 El primer mes del año 152 acamparon frente a Jerusalén,
MA1 9: 4 de donde partieron con 20.000 hombres y 2.000 jinetes en dirección a Beerzet.
MA1 9: 5 Judas tenía puesto su campamento en Eleasá y estaban con él 3.000 hombres escogidos.
MA1 9: 6 Pero al ver la gran muchedumbre de los enemigos, les entró mucho miedo y muchos escaparon del campamento; no quedaron más que ochocientos hombres.
MA1 9: 7 Judas vio que su ejército estaba desbandado y que la batalla le apremiaba, y se le quebrantó el corazón, pues no había tiempo de volverlos a juntar.
MA1 9: 8 Aunque desfallecido, dijo a los que le habían quedado: «Levantémonos y subamos contra nuestros adversarios por si podemos hacerles frente.»
MA1 9: 9 Trataban de disuadirle diciéndole: «No podemos; salvemos nuestras vidas de momento y volvamos luego con nuestros hermanos para combatir contra ellos, que ahora estamos pocos.»
MA1 9: 10 Judas replicó: «¡Eso nunca, obrar así y huir ante ellos! Si nuestra hora ha llegado, muramos con valor por nuestros hermanos y no dejemos tacha a nuestra gloria.»
MA1 9: 11 Salió la tropa del campamento y se ordenó para irles al encuentro: la caballería dividida en dos escuadrones, arqueros y honderos en avanzadilla, y los más aguerridos en primera línea;
MA1 9: 12 Báquides ocupaba el ala derecha. La falange se acercó por los dos lados y tocaron las trompetas. Los que estaban con Judas tocaron también las suyas,
MA1 9: 13 y la tierra se estremeció con el estruendo de los ejércitos. Se trabó el combate y se mantuvo desde el amanecer hasta la caída de la tarde.
MA1 9: 14 Vio Judas que Báquides y sus mejores tropas se encontraban en la parte derecha; se unieron a él los más esforzados,
MA1 9: 15 y derrotaron al ala derecha y la persiguieron hasta los montes de Azara.
MA1 9: 16 Pero el ala izquierda, al ver derrotada el ala derecha, se volvió sobre los pasos de Judas y los suyos, por detrás.
MA1 9: 17 La lucha se encarnizó y cayeron muchos de uno y otro bando.
MA1 9: 18 Judas cayó y los demás huyeron.
MA1 9: 19 Jonatán y Simón tomaron a su hermano Judas y le dieron sepultura en el sepulcro de sus padres en Modín.
MA1 9: 20 Todo Israel le lloró, hizo gran duelo por él y muchos días estuvieron repitiendo esta lamentación:
MA1 9: 21 «¡Cómo ha caído el héroe que salvaba a Israel!»
MA1 9: 22 Las demás empresas de Judas, sus guerras, proezas que realizó, ocasiones en que alcanzó gloria, fueron demasiado numerosas para ser escritas.
MA1 9: 23 Con la muerte de Judas asomaron los sin ley por todo el territorio de Israel y levantaron cabeza todos los que obraban la iniquidad.
MA1 9: 24 Hubo entonces un hambre extrema y el país se pasó a ellos.
MA1 9: 25 Báquides escogió hombres impíos y los puso al frente del país.
MA1 9: 26 Se dieron éstos a buscar con toda su suerte de pesquisas a los amigos de Judas y los llevaban a Báquides, que les castigaba y escarnecía.
MA1 9: 27 Tribulación tan grande no sufrió Israel desde los tiempos en que dejaron de aparecer profetas.
MA1 9: 28 Entonces todos los amigos de Judas se reunieron y dijeron a Jonatán:
MA1 9: 29 «Desde la muerte de tu hermano Judas no tenemos un hombre semejante a él que salga y vaya contra los enemigos, contra Báquides y contra los que odian a nuestra nación.
MA1 9: 30 Por eso, te elegimos hoy a ti para que, ocupando el lugar de tu hermano, seas nuestro jefe y guía en la lucha que sostenemos.»
MA1 9: 31 En aquel momento Jonatán tomó el mando como sucesor de su hermano Judas.
MA1 9: 32 Al enterarse Báquides trataba de hacer morir a Jonatán.
MA1 9: 33 Pero Jonatán lo supo y su hermano Simón y todos sus partidarios y huyeron al desierto de Técoa, donde establecieron su campamento junto a las aguas de la cisterna de Asfar.
MA1 9: 34 (Báquides se enteró un día de sábado y pasó con todas las tropas al lado de allá del Jordán.)
MA1 9: 35 Jonatán envió a su hermano, jefe de la tropa, a pedir a sus amigos los nabateos autorización para dejar con ellos su impedimenta, que era mucha.
MA1 9: 36 Pero los hijos de Amrai, los de Medabá, hicieron una salida, se apoderaron de Juan y de cuanto llevaba y se alejaron con su presa.
MA1 9: 37 Después de esto, Jonatán y su hermano Simón, recibieron la noticia de que los hijos de Amrai celebraban una espléndida boda y traían de Nabatá, en medio de gran pompa, a la novia, hija de uno de los principales de Canaán.
MA1 9: 38 Recordaron entonces el sangriento fin de su hermano Juan y subieron a ocultarse al abrigo de la montaña.
MA1 9: 39 Al alzar los ojos, vieron que avanzaba en medio de confusa algazara una numerosa caravana, y que a su encuentro venía el novio, acompañado de sus amigos y hermanos, con tambores, música y gran aparato.
MA1 9: 40 Salieron entonces de su emboscada y cayeron sobre ellos para matarlos. Muchos cayeron muertos y los demás huyeron a la montaña. Se hicieron con todos sus despojos.
MA1 9: 41 = La boda acabó en duelo y la música en lamentación. =
MA1 9: 42 Una vez tomada venganza de la sangre de su hermano, se volvieron a las orillas pantanosas del Jordán.
MA1 9: 43 Al enterarse Báquides, vino el día de sábado con numerosa tropa a las riberas del Jordán.
MA1 9: 44 Jonatán dijo a su gente: «Levantémonos y luchemos por nuestras vidas, que hoy no es como ayer y anteayer.
MA1 9: 45 Delante de nosotros y detrás, la guerra; por un lado y por otro, las aguas del Jordán, las marismas, las malezas: no hay lugar a donde retirarse.
MA1 9: 46 Levantad, pues, ahora la voz al Cielo para salvaros de las manos de vuestros enemigos.»
MA1 9: 47 Entablado el combate, Jonatán tendió su mano para herir a Báquides y éste le esquivó echándose atrás,
MA1 9: 48 con lo que Jonatán y los suyos pudieron lanzarse al Jordán y ganar a nado la orilla opuesta. Sus enemigos no atravesaron el río en su persecución.
MA1 9: 49 Unos mil hombres del ejército de Báquides sucumbieron aquel día.
MA1 9: 50 Vuelto a Jerusalén, hizo Báquides levantar ciudades fortificadas en Judea: la fortaleza de Jericó, Emaús, Bet Jorón, Betel, Tamnatá, Faratón y Tefón, con altas murallas, puertas y cerrojos
MA1 9: 51 y puso en ellas guarniciones que hostilizaran a Israel.
MA1 9: 52 Fortificó también la ciudad de Bet Sur, Gázara y la Ciudadela, y puso en ellas tropas y depósitos de víveres.
MA1 9: 53 Tomó como rehenes a los hijos de los principales de la región y los dejó bajo guardia en la Ciudadela de Jerusalén.
MA1 9: 54 El segundo mes del año 153, ordenó Alcimo demoler el muro del atrio interior del Lugar Santo. Destruía con ello la obra de los profetas. Había comenzado la demolición,
MA1 9: 55 cuando en aquel tiempo sufrió Alcimo un ataque y su obra quedó parada. Se le obstruyó la boca y se le quedó paralizada, de suerte que no le fue posible ya pronunciar palabra ni dar disposiciones en la tocante a su casa.
MA1 9: 56 Alcimo murió entonces en medio de grandes sufrimientos.
MA1 9: 57 Cuando Báquides vio que había muerto Alcimo, se volvió adonde el rey y hubo tranquilidad en el país de Judá por espacio de dos años.
MA1 9: 58 Todos los sin ley se confabularon diciendo: «Jonatán y los suyos viven tranquilos y confiados. Hagamos, pues, venir ahora a Báquides y los prenderá a todos ellos en una sola noche.»
MA1 9: 59 Fueron a comunicar el plan con él,
MA1 9: 60 y Báquides se puso en marcha con un fuerte ejército. Envió cartas secretas a sus alidados de Judea ordenándoles prender a Jonatán y a los suyos. Pero no pudieron, porque fueron conocidas sus intenciones,
MA1 9: 61 antes bien ellos prendieron a unos cincuenta hombres de la región, cabecillas de esta maldad, y les dieron muerte.
MA1 9: 62 A continuación, Jonatán, Simón y los suyos se retiraron a Bet Basí, en el desierto, repararon lo que en aquella plaza estaba derruido y la fortificaron.
MA1 9: 63 En sabiéndolo Báquides, juntó a toda su gente y convocó a sus partidarios de Judea.
MA1 9: 64 Llegó y puso cerco a Bet Basí, la atacó durante muchos días y construyó ingenios de guerra.
MA1 9: 65 Jonatán, dejando a su hermano Simón en la ciudad, salió por la región y fue con una pequeña tropa,
MA1 9: 66 con la que derrotó en su campamento a Odomerá y a sus hermanos, así como a los hijos de Fasirón. Estos empezaron a herir y a subir con las tropas.
MA1 9: 67 Simón y sus hombres, por su parte, salieron de la ciudad y dieron fuego a los ingenios.
MA1 9: 68 Trabaron combate con Báquides, le derrotaron y le dejaron sumido en profunda amargura, porque habían fracasado su plan y su ataque.
MA1 9: 69 Montó en cólera contra los hombres sin ley que le habían aconsejado venir a la región, mató a muchos de ellos y decidió volverse a su tierra.
MA1 9: 70 Al saberlo, le envió Jonatán legados para concertar con él la paz y conseguir que les devolviera los prisioneros.
MA1 9: 71 Báquides aceptó y accedió a las peticiones de Jonatán. Se comprometió con juramento a no hacerle mal en todos los días de su vida,
MA1 9: 72 y le devolvió los prisioneros que anteriormente había capturado en el país de Judá. Partió luego para su tierra y no volvió más a territorio judío.
MA1 9: 73 Así descansó la espada en Israel. Jonatán se estableció en Mikmas, comenzó a juzgar al pueblo e hizo desaparecer de Israel a los impíos.

 
   


Está aquí: Inicio MACABEOS (I) CAPITULO 9 - DEL PRIMER LIBRO DE LOS MACABEOS- LIBRO PRIMERO (1/I)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política