BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 15 - DEL EVANGELIO DE SAN MATEO

 

 

 

MAT 15: 1 Entonces se acercan a Jesús algunos fariseos y escribas venidos de Jerusalén, y le dicen:
MAT 15: 2 ¿Por qué tus discípulos traspasan la tradición de los antepasados?; pues no se lavan las manos a la hora de comer.
MAT 15: 3 El les respondió: Y vosotros, ¿por qué traspasáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición?
MAT 15: 4 Porque Dios dijo: Honra a tu padre y a tu madre, y: El que maldiga a su padre o a su madre, sea castigado con la muerte.
MAT 15: 5 Pero vosotros decís: El que diga a su padre o a su madre: Lo que de mí podrías recibir como ayuda es ofrenda,
MAT 15: 6 ése no tendrá que honrar a su padre y a su madre. Así habéis anulado la Palabra de Dios por vuestra tradición.
MAT 15: 7 Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías cuando dijo:
MAT 15: 8 Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí.
MAT 15: 9 En vano me rinden culto, ya que enseñan doctrinas que son preceptos de hombres.
MAT 15: 10 Luego llamó a la gente y les dijo: Oíd y entended.
MAT 15: 11 No es lo que entra en la boca lo que contamina al hombre; sino lo que sale de la boca, eso es lo que contamina al hombre.
MAT 15: 12 Entonces se acercan los discípulos y le dicen: ¿Sabes que los fariseos se han escandalizado al oír tu palabra?
MAT 15: 13 El les respondió: Toda planta que no haya plantado mi Padre celestial será arrancada de raíz.
MAT 15: 14 Dejadlos: son ciegos que guían a ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán en el hoyo.
MAT 15: 15 Tomando Pedro la palabra, le dijo: Explícanos la parábola.
MAT 15: 16 El dijo: ¿También vosotros estáis todavía sin inteligencia?
MAT 15: 17 ¿No comprendéis que todo lo que entra en la boca pasa al vientre y luego se echa al excusado?
MAT 15: 18 En cambio lo que sale de la boca viene de dentro del corazón, y eso es lo que contamina al hombre.
MAT 15: 19 Porque del corazón salen las intenciones malas, asesinatos, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios, injurias.
MAT 15: 20 Eso es lo que contamina al hombre; que el comer sin lavarse las manos no contamina al hombre.
MAT 15: 21 Saliendo de allí Jesús se retiró hacia la región de Tiro y de Sidón.
MAT 15: 22 En esto, una mujer cananea, que había salido de aquel territorio, gritaba diciendo: ¡Ten piedad de mí, Señor, hijo de David! Mi hija está malamente endemoniada.
MAT 15: 23 Pero él no le respondió palabra. Sus discípulos, acercándose, le rogaban: Concédeselo, que viene gritando detrás de nosotros.
MAT 15: 24 Respondió él: No he sido enviado más que a las ovejas perdidas de la casa de Israel.
MAT 15: 25 Ella, no obstante, vino a postrarse ante él y le dijo: ¡Señor, socórreme!
MAT 15: 26 El respondió: No está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos.
MAT 15: 27 Sí, Señor - repuso ella -, pero también los perritos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.
MAT 15: 28 Entonces Jesús le respondió: Mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas. Y desde aquel momento quedó curada su hija.
MAT 15: 29 Pasando de allí Jesús vino junto al mar de Galilea; subió al monte y se sentó allí.
MAT 15: 30 Y se le acercó mucha gente trayendo consigo cojos, lisiados, ciegos, mudos y otros muchos; los pusieron a sus pies, y él los curó.
MAT 15: 31 De suerte que la gente quedó maravillada al ver que los mudos hablaban, los lisiados quedaban curados, los cojos caminaban y los ciegos veían; y glorificaron al Dios de Israel.
MAT 15: 32 Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: Siento compasión de la gente, porque hace ya tres días que permanecen conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que desfallezcan en el camino.
MAT 15: 33 Le dicen los discípulos: ¿Cómo hacernos en un desierto con pan suficiente para saciar a una multitud tan grande?
MAT 15: 34 Díceles Jesús: ¿Cuántos panes tenéis? Ellos dijeron: Siete, y unos pocos pececillos.
MAT 15: 35 El mandó a la gente acomodarse en el suelo.
MAT 15: 36 Tomó luego los siete panes y los peces y, dando gracias, los partió e iba dándolos a los discípulos, y los discípulos a la gente.
MAT 15: 37 Comieron todos y se saciaron, y de los trozos sobrantes recogieron siete espuertas llenas.
MAT 15: 38 Y los que habían comido eran 4.000 hombres, sin contar mujeres y niños.
MAT 15: 39 Despidiendo luego a la muchedumbre, subió a la barca, y se fue al término de Magadán.

 
   


Está aquí: Inicio MATEO CAPITULO 15 - DEL EVANGELIO DE SAN MATEO

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política