BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 22 - DEL EVANGELIO DE SAN MATEO

 

 

 

MAT 22: 1 Tomando Jesús de nuevo la palabra les habló en parábolas, diciendo:
MAT 22: 2 El Reino de los Cielos es semejante a un rey que celebró el banquete de bodas de su hijo.
MAT 22: 3 Envió sus siervos a llamar a los invitados a la boda, pero no quisieron venir.
MAT 22: 4 Envió todavía otros siervos, con este encargo: Decid a los invitados: Mirad, mi banquete está preparado, se han matado ya mis novillos y animales cebados, y todo está a punto; venid a la boda.
MAT 22: 5 Pero ellos, sin hacer caso, se fueron el uno a su campo, el otro a su negocio;
MAT 22: 6 y los demás agarraron a los siervos, los escarnecieron y los mataron.
MAT 22: 7 Se airó el rey y, enviando sus tropas, dio muerte a aquellos homicidas y prendió fuego a su ciudad.
MAT 22: 8 Entonces dice a sus siervos: La boda está preparada, pero los invitados no eran dignos.
MAT 22: 9 Id, pues, a los cruces de los caminos y, a cuantos encontréis, invitadlos a la boda.
MAT 22: 10 Los siervos salieron a los caminos, reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos, y la sala de bodas se llenó de comensales.
MAT 22: 11 Entró el rey a ver a los comensales, y al notar que había allí uno que no tenía traje de boda,
MAT 22: 12 le dice: Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin traje de boda? El se quedó callado.
MAT 22: 13 Entonces el rey dijo a los sirvientes: Atadle de pies y manos, y echadle a las tinieblas de fuera; allí será el llanto y el rechinar de dientes.
MAT 22: 14 Porque muchos son llamados, mas pocos escogidos.
MAT 22: 15 Entonces los fariseos se fueron y celebraron consejo sobre la forma de sorprenderle en alguna palabra.
MAT 22: 16 Y le envían sus discípulos, junto con los herodianos, a decirle: Maestro, sabemos que eres veraz y que enseñas el camino de Dios con franqueza y que no te importa por nadie, porque no miras la condición de las personas.
MAT 22: 17 Dinos, pues, qué te parece, ¿es lícito pagar tributo al César o no?
MAT 22: 18 Mas Jesús, conociendo su malicia, dijo: Hipócritas, ¿por qué me tentáis?
MAT 22: 19 Mostradme la moneda del tributo. Ellos le presentaron un denario.
MAT 22: 20 Y les dice: ¿De quién es esta imagen y la inscripción?
MAT 22: 21 Dícenle: Del César. Entonces les dice: Pues lo del César devolvédselo al César, y lo de Dios a Dios.
MAT 22: 22 Al oír esto, quedaron maravillados, y dejándole, se fueron.
MAT 22: 23 Aquel día se le acercaron unos saduceos, esos que niegan que haya resurrección, y le preguntaron:
MAT 22: 24 Maestro, Moisés dijo: Si alguien muere sin tener hijos, su hermano se casará con la mujer de aquél para dar descendencia a su hermano.
MAT 22: 25 Ahora bien, había entre nosotros siete hermanos. El primero se casó y murió; y, no teniendo descendencia, dejó su mujer a su hermano.
MAT 22: 26 Sucedió lo mismo con el segundo, y con el tercero, hasta los siete.
MAT 22: 27 Después de todos murió la mujer.
MAT 22: 28 En la resurrección, pues, ¿de cuál de los siete será mujer? Porque todos la tuvieron.
MAT 22: 29 Jesús les respondió: Estáis en un error, por no entender las Escrituras ni el poder de Dios.
MAT 22: 30 Pues en la resurrección, ni ellos tomarán mujer ni ellas marido, sino que serán como ángeles en el cielo.
MAT 22: 31 Y en cuanto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído aquellas palabras de Dios cuando os dice:
MAT 22: 32 Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? No es un Dios de muertos, sino de vivos.
MAT 22: 33 Al oír esto, la gente se maravillaba de su doctrina.
MAT 22: 34 Mas los fariseos, al enterarse de que había tapado la boca a los saduceos, se reunieron en grupo,
MAT 22: 35 y uno de ellos le preguntó con ánimo de ponerle a prueba:
MAT 22: 36 Maestro, ¿cuál es el mandamiento mayor de la Ley?
MAT 22: 37 El le dijo: Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.
MAT 22: 38 Este es el mayor y el primer mandamiento.
MAT 22: 39 El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
MAT 22: 40 De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas.
MAT 22: 41 Estando reunidos los fariseos, les propuso Jesús esta cuestión:
MAT 22: 42 ¿Qué pensáis acerca del Cristo? ¿De quién es hijo? Dícenle: De David.
MAT 22: 43 Díceles: Pues ¿cómo David, movido por el Espíritu, le llama Señor, cuando dice:
MAT 22: 44 Dijo El Señor a mi Señor:Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos debajo de tus pies?
MAT 22: 45 Si, pues, David le llama Señor, ¿cómo puede ser hijo suyo?
MAT 22: 46 Nadie era capaz de contestarle nada; y desde ese día ninguno se atrevió ya a hacerle más preguntas.

 
   


Está aquí: Inicio MATEO CAPITULO 22 - DEL EVANGELIO DE SAN MATEO

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política