BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 24 - DEL EVANGELIO DE SAN MATEO

 

 

 

MAT 24: 1 Salió Jesús del Templo y, cuando se iba, se le acercaron sus discípulos para mostrarle las construcciones del Templo.
MAT 24: 2 Pero él les respondió: ¿Veis todo esto? Yo os aseguro no quedará aquí piedra sobre piedra que no sea derruida.
MAT 24: 3 Estando luego sentado en el monte de los Olivos, se acercaron a él en privado sus discípulos, y le dijeron: Dinos cuándo sucederá eso, y cuál será la señal de tu venida y del fin del mundo.
MAT 24: 4 Jesús les respondió: Mirad que no os engañe nadie.
MAT 24: 5 Porque vendrán muchos usurpando mi nombre y diciendo: Yo soy el Cristo, y engañarán a muchos.
MAT 24: 6 Oiréis también hablar de guerras y rumores de guerras. ¡Cuidado, no os alarméis! Porque eso es necesario que suceda, pero no es todavía el fin.
MAT 24: 7 Pues se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá en diversos lugares hambre y terremotos.
MAT 24: 8 Todo esto será el comienzo de los dolores de alumbramiento.
MAT 24: 9 Entonces os entregarán a la tortura y os matarán, y seréis odiados de todas las naciones por causa de mi nombre.
MAT 24: 10 Muchos se escandalizarán entonces y se traicionarán y odiarán mutuamente.
MAT 24: 11 Surgirán muchos falsos profetas, que engañarán a muchos.
MAT 24: 12 Y al crecer cada vez más la iniquidad, la caridad de la mayoría se enfriará.
MAT 24: 13 Pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará.
MAT 24: 14 Se proclamará esta Buena Nueva del Reino en el mundo entero, para dar testimonio a todas las naciones. Y entonces vendrá el fin.
MAT 24: 15 Cuando veáis, pues, la abominación de la desolación, anunciada por el profeta Daniel, erigida en el Lugar Santo (el que lea, que entienda),
MAT 24: 16 entonces, los que estén en Judea, huyan a los montes;
MAT 24: 17 el que esté en el terrado, no baje a recoger las cosas de su casa;
MAT 24: 18 y el que esté en el campo, no regrese en busca de su manto.
MAT 24: 19 ¡Ay de las que estén encinta o criando en aquellos días!
MAT 24: 20 Orad para que vuestra huida no suceda en invierno ni en día de sábado.
MAT 24: 21 Porque habrá entonces una gran tribulación, cual no la hubo desde el principio del mundo hasta el presente ni volverá a haberla.
MAT 24: 22 Y si aquellos días no se abreviasen, no se salvaría nadie; pero en atención a los elegidos se abreviarán aquellos días.
MAT 24: 23 Entonces, si alguno os dice: Mirad, el Cristo está aquí o allí , no lo creáis.
MAT 24: 24 Porque surgirán falsos cristos y falsos profetas, que harán grandes señales y prodigios, capaces de engañar, si fuera posible, a los mismos elegidos.
MAT 24: 25 ¡Mirad que os lo he predicho!
MAT 24: 26 Así que si os dicen: Está en el desierto, no salgáis; Está en los aposentos, no lo creáis.
MAT 24: 27 Porque como el relámpago sale por oriente y brilla hasta occidente, así será la venida del Hijo del hombre.
MAT 24: 28 Donde esté el cadáver, allí se juntarán los buitres.
MAT 24: 29 Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo, y las fuerzas de los cielos serán sacudidas.
MAT 24: 30 Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre; y entonces se golpearán el pecho todas las razas de la tierra y verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con gran poder y gloria.
MAT 24: 31 El enviará a sus ángeles con sonora trompeta, y reunirán de los cuatro vientos a sus elegidos, desde un extremo de los cielos hasta el otro.
MAT 24: 32 De la higuera aprended esta parábola: cuando ya sus ramas están tiernas y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.
MAT 24: 33 Así también vosotros, cuando veáis todo esto, sabed que El está cerca, a las puertas.
MAT 24: 34 Yo os aseguro que no pasará esta generación hasta que todo esto suceda.
MAT 24: 35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.
MAT 24: 36 Mas de aquel día y hora, nadie sabe nada, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino sólo el Padre.
MAT 24: 37 Como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del hombre.
MAT 24: 38 Porque como en los días que precedieron al diluvio, comían, bebían, tomaban mujer o marido, hasta el día en que entró Noé en el arca,
MAT 24: 39 y no se dieron cuenta hasta que vino el diluvio y los arrastró a todos, así será también la venida del Hijo del hombre.
MAT 24: 40 Entonces, estarán dos en el campo: uno es tomado, el otro dejado;
MAT 24: 41 dos mujeres moliendo en el molino: una es tomada, la otra dejada.
MAT 24: 42 Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor.
MAT 24: 43 Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora de la noche iba a venir el ladrón, estaría en vela y no permitiría que le horadasen su casa.
MAT 24: 44 Por eso, también vosotros estad preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del hombre.
MAT 24: 45 ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, a quien el señor puso al frente de su servidumbre para darles la comida a su tiempo?
MAT 24: 46 Dichoso aquel siervo a quien su señor, al llegar, encuentre haciéndolo así.
MAT 24: 47 Yo os aseguro que le pondrá al frente de toda su hacienda.
MAT 24: 48 Pero si el mal siervo aquel se dice en su corazón: Mi señor tarda,
MAT 24: 49 y se pone a golpear a sus compañeros y come y bebe con los borrachos,
MAT 24: 50 vendrá el señor de aquel siervo el día que no espera y en el momento que no sabe,
MAT 24: 51 le separará y le señalará su suerte entre los hipócritas; allí será el llanto y el rechinar de dientes.

 
   


Está aquí: Inicio MATEO CAPITULO 24 - DEL EVANGELIO DE SAN MATEO

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política