BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 2 - DEL LIBRO DE NAHUM

 

 

 

NAH 2: 1 ¡He aquí por los montes los pies del mensajero de buenas nuevas, el que anuncia la paz!Celebra tus fiestas, Judá, cumple tus votos, porque no volverá a pasar por ti Belial: ha sido extirpado totalmente.
NAH 2: 2 ¡Sube un destructor contra ti! ¡Monta la guardia en la fortaleza, vigila el camino, cíñete los lomos, refuerza bien tu fuerza!
NAH 2: 3 Pues Yahveh restablece la viña de Jacob, como la viña de Israel.Devastadores la habían devastado, habían destruido sus sarmientos.
NAH 2: 4 El escudo de sus bravos es rojo, valientes vestidos de escarlata; con fuego de hierros brillan los carros, el día que los preparan, y son impacientes los jinetes.
NAH 2: 5 Por las calles corren furiosos los carros, se precipitan en las plazas, su aspecto es semejante a antorchas, como relámpago se lanzan.
NAH 2: 6 Se da la voz a los bravos; en su marcha se entrechocan; se apresuran hacia la muralla y se prepara el parapeto.
NAH 2: 7 Las puertas que dan al Río se abren y en el palacio cunde el pánico.
NAH 2: 8 La Belleza es deportada, arrancada, sus siervas gimen, como gemido de palomas, y se golpean el corazón.
NAH 2: 9 Nínive es como una alberca cuyas aguas se van. ¡Deteneos, deteneos!Pero nadie se vuelve.
NAH 2: 10 Saquead la plata, saquead el oro. ¡Es un tesoro que no tiene fin, grávido de todos los objetos preciosos!
NAH 2: 11 ¡Destrozo, saqueo, devastación! ¡Corazones que se disuelven y rodillas que vacilan y estremecimiento en todos los lomos y todos los rostros que mudan de color!
NAH 2: 12 ¿Dónde está el cubil de los leones, la cueva de los leoncillos, a donde iba el león a llevar la cría del león, sin que nadie le inquietase?
NAH 2: 13 El león dilaceraba para sus cachorros, estrangulaba para sus leonas, llenaba de presas sus escondrijos y de rapiñas sus cubiles.
NAH 2: 14 Aquí estoy contra ti, - oráculo de Yahveh Sebaot -: encenderé en humareda tus carros, y la espada devorará a tus leoncillos; suprimiré de la tierra tu presa, y no se oirá más la voz de tus mensajeros.

 
   


Está aquí: Inicio NAHUM CAPITULO 2 - DEL LIBRO DE NAHUM

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política