BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 10 - DEL LIBRO DE NEHEMIAS

 

 

 

NEH 10: 1 De acuerdo con todo esto, nosotros tomamos un firme compromiso por escrito. En el documento sellado figuran nuestros jefes, nuestros levitas y nuestros sacerdotes...
NEH 10: 2 En el documento sellado figuraban: Nehemías, hijo de Jakalías, y Sedecías.
NEH 10: 3 Seraías, Azarías, Jeremías,
NEH 10: 4 Pasjur, Amarías, Malkías,
NEH 10: 5 Jattús, Sebanías, Malluk,
NEH 10: 6 Jarim, Meremot, Abdías,
NEH 10: 7 Daniel, Guinnetón, Baruc,
NEH 10: 8 Mesullam, Abías, Miyyamín,
NEH 10: 9 Maazías, Bilgay, Semaías: estos son los sacerdotes.
NEH 10: 10 Luego los levitas: Josué, hijo de Azanías, Binnuy, de los hijos de Jenadad, Cadmiel
NEH 10: 11 y sus hermanos Sekanías, Hodavías, Quelitá, Pelaías, Janán,
NEH 10: 12 Miká, Rejob, Jasabías,
NEH 10: 13 Zakkur, Serebías, Sebanías,
NEH 10: 14 Hodiyías, Baní, Quenaní.
NEH 10: 15 Los jefes del pueblo: Parós, Pajat Moab, Elam, Zattú, Baní,
NEH 10: 16 Bunní, Azgad, Bebay,
NEH 10: 17 Adonías, Bigvay, Adín,
NEH 10: 18 Ater, Ezequías, Azzur,
NEH 10: 19 Hodiyías, Jatum, Besay,
NEH 10: 20 Jarif, Anatot, Nobay,
NEH 10: 21 Magpiás, Mesullam, Jezir,
NEH 10: 22 Mesezabel, Sadoq, Yaddúa,
NEH 10: 23 Pelatías, Janán, Hanaías,
NEH 10: 24 Oseas, Jananías, Jassub,
NEH 10: 25 Hallojés, Piljá, Sobeq,
NEH 10: 26 Rejum, Jasabná, Maaseías,
NEH 10: 27 Ajías, Janán, Anán,
NEH 10: 28 Malluk, Jarim, Baaná.
NEH 10: 29 y el resto del pueblo, los sacerdotes y los levitas los porteros, los cantores, los donados y todos los separados de las gentes del país para seguir la Ley de Dios, sus mujeres, sus hijos y sus hijas, cuantos tienen uso de razón,
NEH 10: 30 se adhieren a sus hermanos y a los nobles y se comprometen por imprecación y juramento a caminar en la Ley de Dios, que fue dada por mano de Moisés, siervo de Dios, y a guardar y practicar todos los mandamientos de Yahveh nuestro Señor, sus normas y sus leyes.
NEH 10: 31 A no dar nuestras hijas a las gentes del país ni tomar sus hijas para nuestros hijos.
NEH 10: 32 Si las gentes del país traen, en día de sábado, mercancías o cualquier otra clase de comestibles para vender, nada les compraremos en día de sábado ni en día sagrado. En el año séptimo abandonaremos el producto de la tierra y todas las deudas.
NEH 10: 33 Nos imponemos como obligación: Dar un tercio de siclo al año para el servicio de la Casa de nuestro Dios:
NEH 10: 34 para el pan que se presenta, para la oblación perpetua y el holocausto perpetuo, para los sacrificios de los sábados, de los novilunios, de las solemnidades, para los alimentos sagrados, para los sacrificios por el pecado como expiación por Israel y para toda la obra de la Casa de nuestro Dios;
NEH 10: 35 Hemos echado a suertes - sacerdotes, levitas y pueblo - la ofrenda de la leña que ha de traer a la Casa de nuestro Dios cada familia en su turno, a sus tiempos, cada año, para quemarla sobre el altar de Yahveh nuestro Dios con arreglo a lo escrito en la Ley.
NEH 10: 36 y traer cada año a la Casa de Yahveh las primicias de nuestro suelo y las primicias de los frutos de todos los árboles,
NEH 10: 37 y los primogénitos de nuestros hijos y de nuestro ganado, conforme a lo escrito en la Ley - los primeros nacidos de nuestro ganado mayor y menor, que se traen a la Casa de nuestro Dios son para los sacerdotes que ejercen el ministerio en la casa de nuestro Dios -.
NEH 10: 38 Lo mejor de nuestras moliendas, de los frutos de todo árbol, del vino y del aceite, se lo traeremos a los sacerdotes, a los aposentos de la Casa de nuestro Dios; y el diezmo de nuestro suelo a los levitas, y ellos mismos cobrarán el diezmo en todas las ciudades de nuestra labranza;
NEH 10: 39 un sacerdote, hijo de Aarón, irá con los levitas cuando éstos cobren el diezmo; los levitas subirán el diezmo del diezmo a la Casa de nuestro Dios a los aposentos de la casa del tesoro;
NEH 10: 40 pues a estos aposentos traen los israelitas y los levitas la ofrenda reservada de trigo, vino y aceite; allí se encuentran también los utensilios del santuario, de los sacerdotes que están de servicio y de los porteros y cantores. No abandonaremos más la Casa de nuestro Dios.

 
   


Está aquí: Inicio NEHEMIAS CAPITULO 10 - DEL LIBRO DE NEHEMIAS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política