BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 4 - DEL LIBRO DE LOS PROVERBIOS

 

 

 

PRO 4: 1 Escuchad, hijos, la instrucción del padre, estad atentos para aprender inteligencia,
PRO 4: 2 porque es buena la doctrina que os enseño; no abandonéis mi lección.
PRO 4: 3 También yo fui hijo para mi padre, tierno y querido a los ojos de mi madre,
PRO 4: 4 El me enseñaba y me decía: Retén mis palabras en tu corazón, guarda mis mandatos y vivirás.
PRO 4: 5 Adquiere la sabiduría, adquiere la inteligencia, no la olvides, no te apartes de los dichos de mi boca.
PRO 4: 6 No la abandones y ella te guardará, ámala y ella será tu defensa.
PRO 4: 7 El comienzo de la sabiduría es: adquiere la sabiduría, a costa de todos tus bienes adquiere la inteligencia.
PRO 4: 8 Haz acopio de ella, y ella te ensalzará; ella te honrará, si tú la abrazas;
PRO 4: 9 pondrá en tu cabeza una diadema de gracia, una espléndida corona será tu regalo.
PRO 4: 10 Escucha, hijo mío, recibe mis palabras, y los años de tu vida se te multiplicarán.
PRO 4: 11 En el camino de la sabiduría te he instruido, te he encaminado por los senderos de la rectitud.
PRO 4: 12 Al andar no se enredarán tus pasos, y si corres, no tropezarás.
PRO 4: 13 Aférrate a la instrucción, no la sueltes; guárdala, que es tu vida.
PRO 4: 14 No te metas por la senda de los perversos, ni vayas por el camino de los malvados.
PRO 4: 15 Evítalo, no pases por él, apártate de él, pasa adelante.
PRO 4: 16 Porque ésos no duermen si no obran el mal, se les quita el sueño si no han hecho caer a alguno.
PRO 4: 17 Es que su pan es pan de maldad, y vino de violencia es su bebida.
PRO 4: 18 La senda de los justos es como la luz del alba, que va en aumento hasta llegar a pleno día.
PRO 4: 19 Pero el camino de los malos es como tinieblas, no saben dónde han tropezado.
PRO 4: 20 Atiende, hijo mío, a mis palabras, inclina tu oído a mis razones.
PRO 4: 21 No las apartes de tus ojos, guárdalas dentro de tu corazón.
PRO 4: 22 Porque son vida para los que las encuentran, y curación para toda carne.
PRO 4: 23 Por encima de todo cuidado, guarda tu corazón, porque de él brotan las fuentes de la vida.
PRO 4: 24 Aparta de ti la falsía de la boca y el enredo de los labios arrójalo de ti.
PRO 4: 25 Miren de frente tus ojos, tus párpados derechos a lo que está ante tí.
PRO 4: 26 Tantea bien el sendero de tus pies y sean firmes todos tus caminos.
PRO 4: 27 No te tuerzas ni a derecha ni a izquierda, aparta tu pie de la maldad.

 
   


Está aquí: Inicio PROVERBIOS CAPITULO 4 - DEL LIBRO DE LOS PROVERBIOS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política