BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 6 - DEL LIBRO DE LOS PROVERBIOS

 

 

 

PRO 6: 1 Si has salido, hijo mío, fiador de tu prójimo, si has chocado tu mano con un extraño,
PRO 6: 2 si te has obligado con las palabras de tu boca, si de la palabra de tu boca te has dejado prender,
PRO 6: 3 haz esto, hijo mío, para quedar libre, pues has caído en manos de tu prójimo:Vete, póstrate, importuna a tu prójimo;
PRO 6: 4 no concedas a tus ojos sueño ni a tus párpados reposo;
PRO 6: 5 líbrate, como la gacela del lazo, como el pájaro de la mano del pajarero.
PRO 6: 6 Vete donde la hormiga, perezoso, mira sus andanzas y te harás sabio.
PRO 6: 7 Ella no tiene jefe, ni capataz, ni amo;
PRO 6: 8 asegura en el verano su sustento, recoge su comida al tiempo de la mies.
PRO 6: 9 ¿Hasta cuándo, perezoso, estarás acostado? ¿cuándo te levantarás de tu sueño?
PRO 6: 10 Un poco dormir, otro poco dormitar, otro poco tumbarse con los brazos cruzados;
PRO 6: 11 y llegará como vagabundo tu miseria y como un mendigo tu pobreza.
PRO 6: 12 Un malvado, un hombre inicuo, anda con la boca torcida,
PRO 6: 13 guiña el ojo, arrastra los pies, hace señas con los dedos.
PRO 6: 14 Torcido está su corazón, medita el mal, pleitos siembra en todo tiempo.
PRO 6: 15 Por eso vendrá su ruina de repente, de improviso quebrará, y no habrá remedio.
PRO 6: 16 Seis cosas hay que aborrece Yahveh, y siete son abominación para su alma:
PRO 6: 17 ojos altaneros, lengua mentirosa, manos que derraman sangre inocente,
PRO 6: 18 corazón que fragua planes perversos, pies que ligeros corren hacia el mal,
PRO 6: 19 testigo falso que profiere calumnias, y el que siembra pleitos entre los hermanos.
PRO 6: 20 Guarda, hijo mío, el mandato de tu padre y no desprecies la lección de tu madre.
PRO 6: 21 Tenlos atados siempre a tu corazón, enlázalos a tu cuello;
PRO 6: 22 en tus pasos ellos serán tu guía; cuando te acuestes, velarán por ti; conversarán contigo al despertar.
PRO 6: 23 Porque el mandato es una lámpara y la lección una luz; camino de vida los reproches y la instrucción,
PRO 6: 24 para librarte de la mujer perversa, de la lengua suave de la extraña.
PRO 6: 25 No codicies su hermosura en tu corazón, no te cautive con sus párpados,
PRO 6: 26 porque un mendrugo de pan basta a la prostituta, pero la casada va a la caza de una vida preciosa.
PRO 6: 27 ¿Puede uno meter fuego en su regazo sin que le ardan los vestidos?
PRO 6: 28 ¿Puede uno andar sobre las brasas sin que se le quemen los pies?
PRO 6: 29 Así le pasa al que se llega a la mujer del prójimo: no saldrá ileso ninguno que la toque.
PRO 6: 30 No se desprecia al ladrón cuando roba para llenar su estómago, porque tiene hambre.
PRO 6: 31 Mas, si le sorprenden, paga el séptuplo, tiene que dar todos los bienes de su casa.
PRO 6: 32 Pero el que hace adulterar a una mujer es un mentecato; un suicida es el que lo hace;
PRO 6: 33 encontrará golpes y deshonra y su vergüenza no se borrará.
PRO 6: 34 Porque los celos enfurecen al marido. y no tendrá piedad el día de la venganza.
PRO 6: 35 No hará caso de compensación alguna; aunque prodigues regalos, no aceptará.

 
   


Está aquí: Inicio PROVERBIOS CAPITULO 6 - DEL LIBRO DE LOS PROVERBIOS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política