BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 7 - DEL LIBRO DE LOS PROVERBIOS

 

 

 

PRO 7: 1 Guarda, hijo mío, mis palabras, conserva como un tesoro mis mandatos.
PRO 7: 2 Guarda mis mandamientos y vivirás; sea mi lección como la niña de tus ojos.
PRO 7: 3 Átalos a tus dedos, escríbelos en la tablilla de tu corazón.
PRO 7: 4 Dile a la sabiduría: Tú eres mi hermana, llama pariente a la inteligencia,
PRO 7: 5 para que te guarde de la mujer ajena, de la extraña de palabras melosas.
PRO 7: 6 Estaba yo a la ventana de mi casa y miraba a través de las celosías,
PRO 7: 7 cuando ví, en el grupo de los simples, distinguí entre los muchachos a un joven falto de juicio:
PRO 7: 8 pasaba por la calle, junto a la esquina donde ella vivía, iba camino de su casa,
PRO 7: 9 al atardecer, ya oscurecido, en lo negro de la noche y de las sombras.
PRO 7: 10 De repente, le sale al paso una mujer, con atavío de ramera y astucia en el corazón.
PRO 7: 11 Es alborotada y revoltosa, sus pies nunca paran en su casa.
PRO 7: 12 Tan pronto en las calles como en las plazas, acecha por todas las esquinas.
PRO 7: 13 Ella lo agarró y lo abrazó, y desvergonzada le dijo:
PRO 7: 14 Tenía que ofrecer un sacrificio de comunión y hoy he cumplido mi voto;
PRO 7: 15 por eso he salido a tu encuentro para buscarte en seguida; y va te he encontrado.
PRO 7: 16 He puesto en mi lecho cobertores policromos, lencería de Egipto,
PRO 7: 17 con mirra mi cama he rociado, con áloes y cinamomo.
PRO 7: 18 Ven, embriaguémonos de amores hasta la mañana, solacémonos los dos, entre caricias.
PRO 7: 19 Porque no está el marido en casa, está de viaje muy lejos;
PRO 7: 20 ha llevado en su mano la bolsa del dinero, volverá a casa para la luna llena.
PRO 7: 21 Con sus muchas artes lo seduce, lo rinde con el halago de sus labios.
PRO 7: 22 Se va tras ella en seguida, como buey al matadero, como el ciervo atrapado en el cepo,
PRO 7: 23 hasta que una flecha le atraviese el hígado; como pájaro que se precipita en la red, sin saber que le va en ello la vida.
PRO 7: 24 Ahora pues, hijo mío, escúchame, pon atención a las palabras de mi boca:
PRO 7: 25 no se desvíe tu corazón hacia sus caminos, no te descarríes por sus senderos,
PRO 7: 26 porque a muchos ha hecho caer muertos, robustos eran todos los que ella mató.
PRO 7: 27 Su morada es camino del seol, que baja hacia las cámaras de la muerte.

 
   


Está aquí: Inicio PROVERBIOS CAPITULO 7 - DEL LIBRO DE LOS PROVERBIOS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política