BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 3 - DE LA CARTA / EPISTOLA A LOS ROMANOS (LIBRO)

 

 

 

ROM 3: 1 ¿Cuál es, pues, la ventaja del judío? ¿Cuál la utilidad de la circuncisión?
ROM 3: 2 Grande, de todas maneras. Ante todo, a ellos les fueron confiados los oráculos de Dios.
ROM 3: 3 Pues ¿qué? Si algunos de ellos fueron infieles ¿frustrará, por ventura, su infidelidad la fidelidad de Dios?
ROM 3: 4 ¡De ningún modo! Dios tiene que ser veraz y todo hombre mentiroso, como dice la Escritura: Para que seas justificado en tus palabras y triunfes al ser juzgado.
ROM 3: 5 Pero si nuestra injusticia realza la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Será acaso injusto Dios al descargar su cólera? (Hablo en términos humanos.)
ROM 3: 6 ¡De ningún modo! Si no, ¿cómo juzgará Dios al mundo?
ROM 3: 7 Pero si con mi mentira sale ganando la verdad de Dios para gloria suya ¿por qué razón soy también yo todavía juzgado como pecador?
ROM 3: 8 Y ¿por qué no hacer el mal para que venga el bien, como algunos calumniosamente nos acusan que decimos? Esos tales tienen merecida su condenación.
ROM 3: 9 Entonces ¿qué? ¿Llevamos ventaja? ¡De ningún modo!
ROM 3: 10 Pues ya demostramos que tanto judíos como griegos están bajo el pecado, como dice la Escritura: No hay quien sea justo, ni siquiera uno solo.
ROM 3: 11 No hay un sensato, no hay quien busque a Dios.
ROM 3: 12 Todos se desviaron, a una se corrompieron; no hay quien obre el bien, no hay siquiera uno.
ROM 3: 13 Sepulcro abierto es su garganta, con su lengua urden engaños.Veneno de áspides bajo sus labios;
ROM 3: 14 maldición y amargura rebosa su boca.
ROM 3: 15 Ligeros sus pies para derramar sangre;
ROM 3: 16 ruina y miseria son sus caminos.
ROM 3: 17 El camino de la paz no lo conocieron,
ROM 3: 18 no hay temor de Dios ante sus ojos.
ROM 3: 19 Ahora bien, sabemos que cuanto dice la ley lo dice para los que están bajo la ley, para que toda boca enmudezca y el mundo entero se reconozca reo ante Dios,
ROM 3: 20 ya que nadie será justificado ante él por las obras de la ley, pues la ley no da sino el conocimiento del pecado.
ROM 3: 21 Pero ahora, independientemente de la ley, la justicia de Dios se ha manifestado, atestiguada por la ley y los profetas,
ROM 3: 22 justicia de Dios por la fe en Jesucristo, para todos los que creen - pues no hay diferencia alguna;
ROM 3: 23 todos pecaron y están privados de la gloria de Dios -
ROM 3: 24 y son justificados por el don de su gracia, en virtud de la redención realizada en Cristo Jesús,
ROM 3: 25 a quien exhibió Dios como instrumento de propiciación por su propia sangre, mediante la fe, para mostrar su justicia, habiendo pasado por alto los pecados cometidos anteriormente,
ROM 3: 26 en el tiempo de la paciencia de Dios; en orden a mostrar su justicia en el tiempo presente, para ser él justo y justificador del que cree en Jesús.
ROM 3: 27 ¿Dónde está, entonces, el derecho a gloriarse? Queda eliminado.!? Por qué ley? ¿Por la de las obras? No. Por la ley de la fe.
ROM 3: 28 Porque pensamos que el hombre es justificado por la fe, sin las obras de la ley.
ROM 3: 29 ¿Acaso Dios lo es únicamente de los judíos y no también de los gentiles? ¡Sí, por cierto!, también de los gentiles;
ROM 3: 30 porque no hay más que un solo Dios, que justificará a los circuncisos en virtud de la fe y a los incircuncisos por medio de la fe.
ROM 3: 31 Entonces ¿por la fe privamos a la ley de su valor? ¡De ningún modo! Más bien, la consolidamos.

 
   


Está aquí: Inicio ROMANOS CAPITULO 3 - DE LA CARTA / EPISTOLA A LOS ROMANOS (LIBRO)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política