BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 35 - DEL LIBRO DE LOS SALMOS

 

 

 

SAL 35: -1 = De David. =
SAL 35: 1 Ataca, Yahveh, a los que me atacan, combate a quienes me combaten;
SAL 35: 2 embraza el escudo y el pavés, y álzate en mi socorro;
SAL 35: 3 blande la lanza y la pica contra mis perseguidores.Di a mi alma: Yo soy tu salvación.
SAL 35: 4 ¡Confusión y vergüenza sobre aquellos que andan buscando mi vida! ¡Vuelvan atrás y queden confundidos los que mi mal maquinan!
SAL 35: 5 ¡Sean lo mismo que la paja al viento, por el ángel de Yahveh acosados;
SAL 35: 6 sea su camino tiniebla y precipicio, perseguidos por el ángel de Yahveh!
SAL 35: 7 Pues sin causa me han tendido su red, han cavado una fosa para mí.
SAL 35: 8 ¡Sobre cada uno de ellos caiga de improviso la ruina: le prenda la red que había tendido, y en su fosa se hunda!
SAL 35: 9 Y mi alma exultará en Yahveh, en su salvación se gozará.
SAL 35: 10 Dirán todos mis huesos:Yahveh, ¿quién como tú, para librar al débil del más fuerte, al pobre de su expoliador?
SAL 35: 11 Testigos falsos se levantan, sobre lo que ignoro me interrogan;
SAL 35: 12 me pagan mal por bien, ¡desolación para mi alma!
SAL 35: 13 Yo, en cambio, cuando eran ellos los enfermos, vestido de sayal, me humillaba con ayuno, y en mi interior repetía mi oración;
SAL 35: 14 como por un amigo o un hermano iba y venía, como en duelo de una madre, sombrío me encorvaba.
SAL 35: 15 Ellos se ríen de mi caída, se reúnen, sí, se reúnen contra mí; extranjeros, que yo no conozco, desgarran sin descanso;
SAL 35: 16 si caigo, me rodean rechinando sus dientes contra mí.
SAL 35: 17 ¿Cuánto tiempo, Señor, te quedarás mirando?Recobra mi alma de sus garras, de los leones mi vida.
SAL 35: 18 Te daré gracias en la gran asamblea, te alabaré entre un pueblo copioso.
SAL 35: 19 No se rían de mí, mis enemigos pérfidos, ni se guiñen sus ojos los que me odian sin razón.
SAL 35: 20 Pues no es de paz de lo que hablan a los pacíficos de la tierra; mascullan palabras de perfidia,
SAL 35: 21 abren bien grande su boca contra mí; dicen: ¡Ja, Ja, nuestros ojos lo han visto!
SAL 35: 22 Tú lo has visto, Yahveh, no te quedes callado,Señor, no estés lejos de mí;
SAL 35: 23 despiértate, levántate a mi juicio, en defensa de mi causa, oh mi Dios y Señor;
SAL 35: 24 júzgame conforme a tu justicia, oh Yahveh, ¡Dios mío, no se rían de mí!
SAL 35: 25 No digan en su corazón: ¡Ajá, lo que queríamos!No digan: ¡Le hemos engullido!
SAL 35: 26 ¡Vergüenza y confusión caigan a una sobre los que se ríen de mi mal; queden cubiertos de vergüenza y de ignominia los que a mi costa medran!
SAL 35: 27 Exulten y den gritos de júbilo los que en mi justicia se complacen, y digan sin cesar: ¡Grande es Yahveh, que en la paz de su siervo se complace!
SAL 35: 28 Y tu justicia musitará mi lengua, todo el día tu alabanza.

 
   


Está aquí: Inicio SALMOS CAPITULO 35 - DEL LIBRO DE LOS SALMOS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política