BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 41 - DEL LIBRO DE LOS SALMOS

 

 

 

SAL 41: -1 = Del maestro de coro. Salmo. De David. =
SAL 41: 1 ¡Dichoso el que cuida del débil y del pobre!En día de desgracia le libera Yahveh;
SAL 41: 2 Yahveh le guarda, vida y dicha en la tierra le depara, y no le abandona a la saña de sus enemigos;
SAL 41: 3 le sostiene Yahveh en su lecho de dolor; tú rehaces entera la postración en que se sume.
SAL 41: 4 Yo he dicho: Tenme piedad, Yahveh, sana mi alma, pues contra ti he pecado!
SAL 41: 5 Mis enemigos hablan mal contra mí: ¿Cuándo se morirá y se perderá su nombre?
SAL 41: 6 Si alguien viene a verme, habla de cosas fútiles, el corazón repleto de maldad, va a murmurar afuera.
SAL 41: 7 A una cuchichean contra mí todos los que me odian, me achacan la desgracia que me aqueja:
SAL 41: 8 Cosa de infierno ha caído sobre él, ahora que se ha acostado, ya no ha de levantarse.
SAL 41: 9 Hasta mi amigo íntimo en quien yo confiaba, el que mi pan comía, levanta contra mí su calcañar.
SAL 41: 10 Mas tú, Yahveh, tenme piedad, levántame y les daré su merecido;
SAL 41: 11 en esto sabré que tú eres mi amigo: si mi enemigo no lanza más su grito contra mí;
SAL 41: 12 y a mí me mantendrás en mi inocencia, y ante tu faz me admitirás por siempre.
SAL 41: 13 ¡Bendito sea Yahveh, Dios de Israel, desde siempre hasta siempre! ¡Amén! ¡Amén!

 
   


Está aquí: Inicio SALMOS CAPITULO 41 - DEL LIBRO DE LOS SALMOS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política