BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 44 - DEL LIBRO DE LOS SALMOS

 

 

 

SAL 44: -1 = Del maestro de coro. De los hijos de Coré. Poema. =
SAL 44: 1 Oh Dios, con nuestros propios oídos lo oímos, nos lo contaron nuestros padres, la obra que tú hiciste en sus días, en los días antiguos,
SAL 44: 2 y con tu propia mano.Para plantarlos a ellos, expulsaste naciones, para ensancharlos, maltrataste pueblos;
SAL 44: 3 no por su espada conquistaron la tierra, ni su brazo les dio la victoria, sino que fueron tu diestra y tu brazo, y la luz de tu rostro, porque los amabas.
SAL 44: 4 Tú sólo, oh Rey mío, Dios mío, decidías las victorias de Jacob;
SAL 44: 5 por ti nosotros hundíamos a nuestros adversarios, por tu nombre pisábamos a nuestros agresores.
SAL 44: 6 No estaba en mi arco mi confianza, ni mi espada me hizo vencedor;
SAL 44: 7 que tú nos salvabas de nuestros adversarios, tú cubrías de vergüenza a nuestros enemigos;
SAL 44: 8 en Dios todo el día nos gloriábamos, celebrando tu nombre sin cesar. = Pausa. =
SAL 44: 9 Y con todo, nos has rechazado y confundido, no sales ya con nuestras tropas,
SAL 44: 10 nos haces dar la espalda al adversario, nuestros enemigos saquean a placer.
SAL 44: 11 Como ovejas de matadero nos entregas, y en medio de los pueblos nos has desperdigado;
SAL 44: 12 vendes tu pueblo sin ventaja, y nada sacas de su precio.
SAL 44: 13 De nuestros vecinos nos haces la irrisión, burla y escarnio de nuestros circundantes;
SAL 44: 14 mote nos haces entre las naciones, meneo de cabeza entre los pueblos.
SAL 44: 15 Todo el día mi ignominia está ante mí, la vergüenza cubre mi semblante,
SAL 44: 16 bajo los gritos de insulto y de blasfemia, ante la faz del odio y la venganza.
SAL 44: 17 Nos llegó todo esto sin haberte olvidado, sin haber traicionado tu alianza.
SAL 44: 18 ¡No habían vuelto atrás nuestros corazones, ni habían dejado nuestros pasos tu sendero,
SAL 44: 19 para que tú nos aplastaras en morada de chacales, y nos cubrieras con la sombra de la muerte!
SAL 44: 20 Si hubiésemos olvidado el nombre de nuestro Dios o alzado nuestras manos hacia un dios extranjero,
SAL 44: 21 ¿no se habría dado cuenta Dios, él, que del corazón conoce los secretos?
SAL 44: 22 Pero por ti se nos mata cada día, como ovejas de matadero se nos trata.
SAL 44: 23 ¡Despierta ya! ¿Por qué duermes, Señor? ¡Levántate, no rechaces para siempre!
SAL 44: 24 ¿Por qué ocultas tu rostro, olvidas nuestra opresión, nuestra miseria?
SAL 44: 25 Pues nuestra alma está hundida en el polvo, pegado a la tierra nuestro vientre.
SAL 44: 26 ¡Alzate, ven en nuestra ayuda, rescátanos por tu amor!

 
   


Está aquí: Inicio SALMOS CAPITULO 44 - DEL LIBRO DE LOS SALMOS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política