BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 50 - DEL LIBRO DE LOS SALMOS

 

 

 

SAL 50: -1 = Salmo. De Asaf. =
SAL 50: 1 El Dios de los dioses, Yahveh, habla y convoca a la tierra desde oriente hasta occidente.
SAL 50: 2 Desde Sión, la Hermosa sin par, Dios resplandece,
SAL 50: 3 viene nuestro Dios y no se callará.Delante de él, un fuego que devora, en torno a él, violenta tempestad;
SAL 50: 4 convoca a los cielos desde lo alto, y a la tierra para juzgar a su pueblo.
SAL 50: 5 ¡Congregad a mis fieles ante mí, los que mi alianza con sacrificio concertaron!
SAL 50: 6 Anuncian los cielos su justicia, porque es Dios mismo el juez. = Pausa. =
SAL 50: 7 Escucha, pueblo mío, que hablo yo,Israel, yo atestiguo contra ti, yo, Dios, tu Dios.
SAL 50: 8 No es por tus sacrificios por lo que te acuso: ¡están siempre ante mí tus holocaustos!
SAL 50: 9 No tengo que tomar novillo de tu casa, ni machos cabríos de tus apriscos.
SAL 50: 10 Pues mías son todas las fieras de la selva, las bestias en los montes a millares;
SAL 50: 11 conozco todas las aves de los cielos, mías son las bestias de los campos.
SAL 50: 12 Si hambre tuviera, no habría de decírtelo, porque mío es el orbe y cuanto encierra.
SAL 50: 13 ¿Es que voy a comer carne de toros, o a beber sangre de machos cabríos?
SAL 50: 14 Sacrificio ofrece a Dios de acción de gracias, cumple tus votos al Altísimo;
SAL 50: 15 e invócame en el día de la angustia, te libraré y tú me darás gloria.
SAL 50: 16 Pero al impío Dios le dice: ¿Qué tienes tú que recitar mis preceptos, y tomar en tu boca mi alianza,
SAL 50: 17 tú que detestas la doctrina, y a tus espaldas echas mis palabras?
SAL 50: 18 Si a un ladrón ves, te vas con él, alternas con adúlteros;
SAL 50: 19 sueltas tu boca al mal, y tu lengua trama engaño.
SAL 50: 20 Te sientas, hablas contra tu hermano, deshonras al hijo de tu madre.
SAL 50: 21 Esto haces tú, ¿y he de callarme? ¿Es que piensas que yo soy como tú?Yo te acuso y lo expongo ante tus ojos.
SAL 50: 22 ¡Entended esto bien los que olvidáis a Dios, no sea que yo arrebate y no haya quien libre!
SAL 50: 23 El que ofrece sacrificios de acción de gracias me da gloria, al hombre recto le mostraré la salvación de Dios.

 
   


Está aquí: Inicio SALMOS CAPITULO 50 - DEL LIBRO DE LOS SALMOS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política