BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 58 - DEL LIBRO DE LOS SALMOS

 

 

 

SAL 58: -1 = Del maestro de coro. No destruyas. De David. A media voz. =
SAL 58: 1 ¿De veras, dioses, pronunciáis justicia, juzgáis según derecho a los hijos de Adán?
SAL 58: 2 No. que de corazón cometéis injusticias, con vuestras manos pesáis la violencia en la tierra.
SAL 58: 3 Torcidos están desde el seno los impíos, extraviados desde el vientre los que dicen mentira;
SAL 58: 4 tienen veneno como veneno de serpiente, como el de un áspid sordo que se tapa el oído,
SAL 58: 5 que no oye la voz de los encantadores, del mago experto en el encanto.
SAL 58: 6 ¡Oh Dios, rompe sus dientes en su boca, quiebra, Yahveh, las muelas de los leoncillos.
SAL 58: 7 ¡Dilúyanse como aguas que se pasan, púdranse como hierba que se pisa.
SAL 58: 8 como limaco que marcha deshaciéndose, como aborto de mujer que no contempla el sol!
SAL 58: 9 ¡Antes que espinas echen, como la zarza, verde o quemada, los arrebate el torbellino!
SAL 58: 10 Se alegrará el justo de haber visto la venganza, sus pies bañará en la sangre del impío;
SAL 58: 11 y se dirá: Sí, hay un fruto para el justo; sí, hay un Dios que juzga en la tierra.

 
   


Está aquí: Inicio SALMOS CAPITULO 58 - DEL LIBRO DE LOS SALMOS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política