BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 86 - DEL LIBRO DE LOS SALMOS

 

 

 

SAL 86: -1 = Oración. De David. =
SAL 86: 1 Tiende tu oído, Yahveh, respóndeme, que soy desventurado y pobre,
SAL 86: 2 guarda mi alma, porque yo te amo, salva a tu siervo que confía en ti.Tú eres mi Dios,
SAL 86: 3 tenme piedad, Señor, pues a ti clamo todo el día;
SAL 86: 4 recrea el alma de tu siervo, cuando hacia ti, Señor, levanto mi alma.
SAL 86: 5 Pues tú eres, Señor, bueno, indulgente, rico en amor para todos los que te invocan;
SAL 86: 6 Yahveh, presta oído a mi plegaria, atiende a la voz de mis súplicas.
SAL 86: 7 En el día de mi angustia yo te invoco, pues tú me has de responder;
SAL 86: 8 entre los dioses, ninguno como tú, Señor, ni obras como las tuyas.
SAL 86: 9 Vendrán todas las naciones a postrarse ante ti, y a dar, Señor, gloria a tu nombre;
SAL 86: 10 pues tú eres grande y obras maravillas, tú, Dios, y sólo tú.
SAL 86: 11 Enséñame tus caminos Yahveh, para que yo camine en tu verdad, concentra mi corazón en el temor de tu nombre.
SAL 86: 12 Gracias te doy de todo corazón, Señor Dios mío, daré gloria a tu nombre por siempre,
SAL 86: 13 pues grande es tu amor para conmigo, tú has librado mi alma del fondo del seol.
SAL 86: 14 Oh Dios, los orgullosos se han alzado contra mí, una turba de violentos anda buscando mi alma, y no te tienen a ti delante de sus ojos.
SAL 86: 15 Mas tú, Señor, Dios clemente y compasivo, tardo a la cólera, lleno de amor y de verdad,
SAL 86: 16 ¡vuélvete a mí, tenme compasión!Da tu fuerza a tu siervo, salva al hijo de tu sierva.
SAL 86: 17 Haz conmigo un signo de bondad:Que los que me odian vean, avergonzados, que tú, Yahveh, me ayudas y consuelas.

 
   


Está aquí: Inicio SALMOS CAPITULO 86 - DEL LIBRO DE LOS SALMOS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política