BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 109 - DEL LIBRO DE LOS SALMOS

 

 

 

SAL 109: -1 = Del maestro de coro. De David. Salmo. =
SAL 109: 1 ¡Oh Dios de mi alabanza, no te quedes mudo!
SAL 109: 2 Boca de impío, boca de engaño, se abren contra mí.Me hablan con lengua de mentira,
SAL 109: 3 con palabras de odio me envuelven, me atacan sin razón.
SAL 109: 4 En pago de mi amor, se me acusa, y yo soy sólo oración;
SAL 109: 5 se me devuelve mal por bien y odio por mi amor:
SAL 109: 6 ¡Suscita a un impío contra él, y que un fiscal esté a su diestra;
SAL 109: 7 que en el juicio resulte culpable, y su oración sea tenida por pecado!
SAL 109: 8 ¡Sean pocos sus días, que otro ocupe su cargo;
SAL 109: 9 queden sus hijos huérfanos y viuda su mujer!
SAL 109: 10 ¡Anden sus hijos errantes, mendigando, y sean expulsados de sus ruinas;
SAL 109: 11 el acreedor le atrape todo lo que tiene, y saqueen su fruto los extraños!
SAL 109: 12 ¡Ni uno solo tenga con él amor, nadie se compadezca de sus huérfanos,
SAL 109: 13 sea dada al exterminio su posteridad, en una generación sea borrado su nombre!
SAL 109: 14 ¡Sea ante Yahveh recordada la culpa de sus padres, el pecado de su madre no se borre;
SAL 109: 15 estén ante Yahveh constantemente, y él cercene de la tierra su memoria!
SAL 109: 16 Porque él no se acordó de actuar con amor: persiguió al pobre, al desdichado, y al de abatido corazón para matarle;
SAL 109: 17 amó la maldición: sobre él recaiga, no quiso bendición: que de él se aleje.
SAL 109: 18 Se vistió de maldición como de un manto: ¡que penetre en su seno como agua, igual que aceite dentro de sus huesos!
SAL 109: 19 ¡Séale cual vestido que le cubra, como cinto que la ciña siempre!
SAL 109: 20 ¡Tal sea de parte de Yahveh la paga de mis acusadores, de los que dicen mal contra mi alma!
SAL 109: 21 ¡Y tú, Señor Yahveh, actúa por mí en gracia de tu nombre, porque tu amor es bueno, líbrame!,
SAL 109: 22 Porque soy pobre y desdichado, y tengo dentro herido el corazón;
SAL 109: 23 cual sombra que declina me voy yendo, me han sacudido igual que a la langosta.
SAL 109: 24 Por tanto ayuno se doblan mis rodillas, falta de aceite mi carne ha enflaquecido;
SAL 109: 25 me he hecho el insulto de ellos, me ven y menean su cabeza.
SAL 109: 26 ¡Ayúdame, Yahveh, Dios mío, sálvame por tu amor!
SAL 109: 27 ¡Sepan ellos que tu mano es ésta, que tú, Yahveh, lo has hecho!
SAL 109: 28 ¡Maldigan ellos, pero tú bendice, los que me atacan sean confundidos y tu siervo se alegre!
SAL 109: 29 ¡Los que me acusan queden vestidos de ignominia, como en un manto en su vergüenza envueltos!
SAL 109: 30 ¡Copiosas gracias a Yahveh en mi boca, entre la multitud le alabaré:
SAL 109: 31 porque él se pone a la diestra del pobre para salvar su alma de sus jueces!

 
   


Está aquí: Inicio SALMOS CAPITULO 109 - DEL LIBRO DE LOS SALMOS

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política