BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 24 - DEL PRIMER LIBRO DE SAMUEL - LIBRO PRIMERO (1/I)

 

 

 

SA1 24: 1 Subió de allí David y se asentó en los refugios de Engadí.
SA1 24: 2 Cuando regresó Saúl de perseguir a los filisteos, le avisaron: David está en el desierto de Engadí.
SA1 24: 3 Tomó entonces Saúl 3.000 hombres selectos de todo Israel y partió en busca de David y de sus hombres al este del roquedal de Yeelim.
SA1 24: 4 Llegó a unos rediles de ganado junto al camino; había allí una cueva y Saúl entró en ella para hacer sus necesidades. David y sus hombres estaban instalados en el fondo de la cueva.
SA1 24: 5 Los hombres de David le dijeron: Mira, este es el día que Yahveh te anunció: Yo pongo a tu enemigo en tus manos, haz de él lo que te plazca. Levantóse David y silenciosamente cortó la punta del manto de Saúl.
SA1 24: 6 Después su corazón le latía fuertemente por haber cortado la punta del manto de Saúl,
SA1 24: 7 y dijo a sus hombres: Yahveh me libre de hacer tal cosa a mi señor y de alzar mi mano contra él, porque es el ungido de Yahveh.
SA1 24: 8 David habló con energía a sus hombres para que no se lanzasen contra Saúl. Saúl marchó de la cueva y continuó su camino,
SA1 24: 9 tras lo cual se levantó David, salió de la cueva y gritó detrás de Saúl: ¡Oh rey, mi señor! Volvió Saúl la vista, e inclinándose David, rostro en tierra, se postró ante él,
SA1 24: 10 y dijo David a Saúl: ¿Por qué escuchas a las gentes que te dicen: David busca tu ruina?
SA1 24: 11 Hoy mismo han visto tus ojos que Yahveh te ha puesto en mis manos en la cueva, pero no he querido matarte, te he perdonado, pues me he dicho: No alzaré mi mano contra mi señor, porque es el ungido de Yahveh.
SA1 24: 12 Mira, padre mío, mira la punta de tu manto en mi mano; si he cortado la punta de tu manto y no te he matado, reconoce y mira que no hay en mi camino maldad ni crimen, ni he pecado contra ti, mientras que tú me pones insidias para quitarme la vida.
SA1 24: 13 Que juzgue Yahveh entre los dos y que Yahveh me vengue de ti, pero mi mano no te tocará,
SA1 24: 14 pues como dice el antiguo proverbio: De los malos sale malicia, pero mi mano no te tocará.
SA1 24: 15 ¿Contra quién sale el rey de Israel, a quién estás persiguiendo? A un perro muerto, a una pulga.
SA1 24: 16 Que Yahveh juzgue y sentencie entre los dos, que él vea y defienda mi causa y me haga justicia librándome de tu mano.
SA1 24: 17 Cuando David hubo acabado de decir estas palabras a Saúl, dijo Saúl: ¿Es ésta tu voz, hijo mío David? Y alzando Saúl su voz, rompió a llorar,
SA1 24: 18 y dijo a David: Más justo eres tú que yo, pues tú me haces beneficios y yo te devuelvo males;
SA1 24: 19 hoy has mostrado tu bondad, pues Yahveh me ha puesto en tus manos y no me has matado.
SA1 24: 20 ¿Qué hombre encuentra a su enemigo y le permite seguir su camino en paz? Que Yahveh te premie por el bien que hoy me has hecho.
SA1 24: 21 Ahora tengo por cierto que reinarás y que el reino de Israel se afirmará en tus manos.
SA1 24: 22 Ahora, pues, júrame por Yahveh que no exterminarás mi descendencia después de mí y que no borrarás mi nombre de la casa de mi padre.
SA1 24: 23 David se lo juró a Saúl. Saúl se fue a su casa y David y sus hombres subieron al refugio.

 
   


Está aquí: Inicio SAMUEL (I) CAPITULO 24 - DEL PRIMER LIBRO DE SAMUEL - LIBRO PRIMERO (1/I)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política