BIBLIA CATOLICA ON-LINE

ANTIGUO TESTAMENTO - NUEVO TESTAMENTO - FORO CATOLICO - BUSCADOR BIBLICO

 

CAPITULO 30 - DEL PRIMER LIBRO DE SAMUEL - LIBRO PRIMERO (1/I)

 

 

 

SA1 30: 1 Cuando David y sus hombres llegaron al tercer día a Siquelag, los amalecitas habían hecho una incursión contra el Négueb y contra Siquelag, y habían irrumpido en Siquelag incendiándola,
SA1 30: 2 y llevándose las mujeres y cuanto allí había, pequeños y grandes. No mataron a nadie, sino que se los llevaron cautivos y se fueron por su camino.
SA1 30: 3 Cuando David y sus hombres llegaron a la ciudad, se encontraron con que estaba incendiada, y sus mujeres, sus hijos y sus hijas habían sido llevados.
SA1 30: 4 David y las tropas que con él estaban alzaron su voz y lloraron hasta quedar sin aliento.
SA1 30: 5 Habían sido llevadas las dos mujeres de David, Ajinoam de Yizreel y Abigaíl, mujer de Nabal de Carmelo.
SA1 30: 6 David se hallaba en grave apuro porque la gente hablaba de apedrearlo, pues el alma de todo el pueblo estaba llena de amargura, cada uno por sus hijos y sus hijas. Pero David halló fortaleza en Yahveh su Dios.
SA1 30: 7 Dijo David al sacerdote Abiatar, hijo de Ajimélek: Acércame el efod. Abiatar acercó el efod a David.
SA1 30: 8 Consultó David a Yahveh diciendo: ¿Debo perseguir a esta banda? ¿Le daré alcance? Le contestó: Persíguela, porque de cierto la alcanzarás y librarás a los cautivos.
SA1 30: 9 Partió David con los seiscientos hombres que tenía y llegaron al torrente Besor.
SA1 30: 10 Continuó David la persecución con cuatrocientos hombres, quedándose doscientos que estaban demasiado fatigados para atravesar el torrente Besor.
SA1 30: 11 Encontraron en el campo a un egipcio y lo llevaron a David. Le dieron pan, que él comió, y agua para beber.
SA1 30: 12 Diéronle también un trozo de pan de higos secos y dos racimos de pasas. Cuando hubo comido, recobró su espíritu, pues había estado tres días y tres noches sin comer pan ni beber agua.
SA1 30: 13 David le preguntó: ¿A quién perteneces y de dónde eres? Respondió: Soy un muchacho egipcio, esclavo de un amalecita, pero mi dueño me abandonó porque me puse enfermo hace tres días.
SA1 30: 14 Hemos hecho una incursión contra el Négueb de los kereteos y el de Judá y contra el Négueb de Caleb, incendiando Siquelag.
SA1 30: 15 Díjole David: ¿Podrías guiarme hacia esa banda? Respondió: Júrame por Dios que no me matarás y que no me entregarás en manos de mi dueño, y te guiaré hacia esa banda.
SA1 30: 16 Les guió, y los hallaron desparramados por todo el campo, comiendo, bebiendo y bailando por el gran botín que habían tomado en tierra de filisteos y en tierra de Judá.
SA1 30: 17 David los batió desde el alba al anochecer; sólo se salvaron de entre ellos cuatrocientos jóvenes que montaron en camellos y huyeron.
SA1 30: 18 Salvó David todo lo que los amalecitas habían capturado. También rescató David a sus dos mujeres.
SA1 30: 19 Nada les faltó, ni pequeño ni grande, ni el botín, ni sus hijos, ni sus hijas, ni nada de cuanto les habían capturado. David se llevó todo.
SA1 30: 20 Tomaron todo el ganado mayor y menor y lo condujeron ante él diciendo: Este es el botín de David.
SA1 30: 21 Llegó David donde los doscientos hombres que, demasiado fatigados para seguirle, se habían quedado en el torrente Besor. Salieron al encuentro de David y de la gente que venía con él; se acercaron David y la tropa y les saludaron.
SA1 30: 22 Pero todos los perversos y malvados de entre los hombres que habían ido con David, contestaron: A los que no han ido con nosotros no se les dará el botín que hemos salvado, sino sólo su mujer y sus hijos; que lo tomen y se vayan.
SA1 30: 23 David dijo: No hagáis esto con lo que Yahveh nos ha concedido. Nos ha guardado y ha entregado en nuestras manos a esa banda que vino contra nosotros.
SA1 30: 24 ¿Quién os dará la razón en este caso? Porque: Esta es la parte del que baja a la batalla y ésta la parte del que se queda con la impedimenta.Se partirá por igual.
SA1 30: 25 Y desde aquel día en adelante lo estableció como decreto y norma para Israel, hasta el día de hoy.
SA1 30: 26 Llegó David a Siquelag y envió parte del botín a los ancianos de Judá, según sus ciudades, diciendo: Aquí tenéis un presente del botín tomado a los enemigos de Yahveh,
SA1 30: 27 a los de Betul, a los de Ramá del Négueb, a los de Yattir,
SA1 30: 28 a los de Aroer, a los de Sifmot, a los de Estemoa,
SA1 30: 29 a los de Carmelo, a los de las ciudades de Yerajmeel, a los de las ciudades de los quenitas,
SA1 30: 30 a los de Jormá, a los de Bor Asan, a los de Eter,
SA1 30: 31 a los de Hebrón y a todos los lugares por donde anduvo David con su gente.

 
   


Está aquí: Inicio SAMUEL (I) CAPITULO 30 - DEL PRIMER LIBRO DE SAMUEL - LIBRO PRIMERO (1/I)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política